-Mística Artística-



miércoles, 26 de diciembre de 2012

Palo Santo - Por Martina Benitez

cada tanto siento
un rico olor a palo santo
entrar desde la ventana
de los vecinos de al lado,
directo a la de mi trabajo

me hace bien saber que
vuelve unos días después,
en estas lindas tardes
de primavera/verano,
y espero que siga volviendo
con el pasar de las estaciones…

no tengo palo santo en mi casa.
sólo siento este aroma
que me gusta mucho,
cuando lo encienden
los vecinos,
en un barrio
en una cuadra
donde hay silencio.



El Palo Santo o Bursera graveolens, es una especie de la familia de las Burseraceae, que crece en bosques secos en gran parte de América tropical.

La madera resinosa es utilizada con diversos propósitos curativos: los chamanes de las primeras culturas Ecuatorianas (La Cultura Manteña, Machalilla, Valdivia, Inca), utilizaban su humo y su aceite para curar el alma y el cuerpo de los enfermos.
El aceite posee un perfume de cítricos con color amarillo dorado, preciado por sus propiedades antidepresivas, diaforéticas, diuréticas, depurativas, antireumaticas, sedantes, anticanceriales, contra el estrés y la tristeza, antisépticas y contra los hongos de la piel.




jueves, 20 de diciembre de 2012

El Ave Fénix - Por Hans Christian Andersen (1805-1875)


El Ave Fénix
Por Hans Christian Andersen

En el jardín del Paraíso, bajo el árbol de la sabiduría, crecía un rosal. En su primera rosa nació un pájaro; su vuelo era como un rayo de luz, magníficos sus colores, arrobador su canto.
Pero cuando Eva cogió el fruto de la ciencia del bien y del mal, y cuando ella y Adán fueron arrojados del Paraíso, de la flamígera espada del ángel cayó una chispa en el nido del pájaro y le prendió fuego. El animalito murió abrasado, pero del rojo huevo salió volando otra ave, única y siempre la misma: el Ave Fénix. Cuenta la leyenda que anida en Arabia, y que cada cien años se da la muerte abrasándose en su propio nido; y que del rojo huevo sale una nueva ave Fénix, la única en el mundo.
El pájaro vuela en torno a nosotros, rauda como la luz, espléndida de colores, magnífica en su canto. Cuando la madre está sentada junto a la cuna del hijo, el ave se acerca a la almohada y, desplegando las alas, traza una aureola alrededor de la cabeza del niño. Vuela por el sobrio y humilde aposento, y hay resplandor de sol en él, y sobre la pobre cómoda exhalan, su perfume unas violetas.
Pero el Ave Fénix no es sólo el ave de Arabia; aletea también a los resplandores de la aurora boreal sobre las heladas llanuras de Laponia, y salta entre las flores amarillas durante el breve verano de Groenlandia. Bajo las rocas cupríferas de Falun, en las minas de carbón de Inglaterra, vuela como polilla espolvoreada sobre el devocionario en las manos del piadoso trabajador. En la hoja de loto se desliza por las aguas sagradas del Ganges, y los ojos de la doncella hindú se iluminan al verla.
¡Ave Fénix! ¿No la conoces? ¿El ave del Paraíso, el cisne santo de la canción? Iba en el carro de Thespis en forma de cuervo parlanchín, agitando las alas pintadas de negro; el arpa del cantor de Islandia era pulsada por el rojo pico sonoro del cisne; posada sobre el hombro de Shakespeare, adoptaba la figura del cuervo de Odin y le susurraba al oído: ¡Inmortalidad! Cuando la fiesta de los cantores, revoloteaba en la sala del concurso de la Wartburg.
¡Ave Fénix! ¿No la conoces? Te cantó la Marsellesa, y tú besaste la pluma que se desprendió de su ala; vino en todo el esplendor paradisíaco, y tú le volviste tal vez la espalda para contemplar el gorrión que tenía espuma dorada en las alas.
¡El Ave del Paraíso! Rejuvenecida cada siglo, nacida entre las llamas, entre las llamas muertas; tu imagen, enmarcada en oro, cuelga en las salas de los ricos; tú misma vuelas con frecuencia a la ventura, solitaria, hecha sólo leyenda: el Ave Fénix de Arabia.
En el jardín del Paraíso, cuando naciste en el seno de la primera rosa bajo el árbol de la sabiduría, Dios te besó y te dio tu nombre verdadero: ¡poesía!



Hans Christian Andersen (Odense, Dinamarca, 2 de abril de 1805 – Copenhague, Dinamarca, 4 de agosto de 1875) fue un escritor y poetadanés, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos El patito feo o La sirenita.


martes, 18 de diciembre de 2012

"Rayuela" y Mandala - por Julio Cortázar (1914-1984)


"¿Por qué escribo esto? No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de este ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman el pensamiento y que hace la prosa literaria u otra. Hay primero una situación confusa, que sólo puede definirse en la palabra; de esa penumbra parto, y si lo que quiero decir (si lo que quiere decirse) tiene suficiente fuerza, inmediatamente se inicia el swing, un balanceo rítmico que me saca a la superficie, lo ilumina todo, conjuga esa materia confusa y el que la padece en una tercera instancia clara y como fatal: la frase, el párrafo, la página, el capítulo, el libro. Ese balanceo, ese swing en el que se va informando la materia confusa, es para mí la única certidumbre de su necesidad, porque apenas cesa comprendo que no tengo ya nada que decir. Y también es la única recompensa de mi trabajo: sentir que lo que he escrito es como un lomo de gato bajo la caricia, con chispas y un arquearse cadencioso. Así por la escritura bajo el volcán, me acerco a las Madres, me conecto con el Centro -sea lo que sea. Escribir es dibujar mi mandala y a la vez recorrerlo, inventar la purificación purificándose; tarea de pobre shamán blanco con calzoncillos de nylon."

Julio Cortázar, en el Capítulo 82 de Rayuela (1963)


"Cuando pensé en este libro (Rayuela), estaba obsesionado con la idea del mandala, en parte porque había estado leyendo muchas obras de antropología y de religión tibetana. Además había visitado la India donde pude ver cantidad de mandalas indios y japoneses.". En su viaje a oriente, Cortázar se había puesto en contacto con "esos laberintos místicos consistentes en un cuadro o dibujo dividido en sectores, compartimentos o casillas, como la rayuela, en el que se concentra la atención y gracias al cual se facilita el cumplimiento de una serie de etapas espirituales. Es como la fijación gráfica de un proceso espiritual", dijo.




BACKGROUND, por Julio Cortázar 
En Salvo el crepúsculo (1984)

Tierra de atrás, literalmente.
Todo vino siempre de la noche, background inescapable, madre de mis criaturas diurnas. Mi solo psicoanálisis posible debería cumplirse en la oscuridad, entre las dos y las cuatro de la madrugada- hora impensable para los especialistas. Pero yo sí, yo puedo hacerlo a mediodía y exorcisar a pleno sol los íncubos, de la única manera eficaz: diciéndolos.
Curioso que para decir los íncubos haya tenido que acallarlos a la hora en que vienen al teatro del insomnio. Otras leyes rigen la inmensa casa de aire negro, las fiestas de larvas y empusas, los cómplices de una memoria acorralada por la luz y los reclamos del día y que sólo vuelca sus terciopelos manchados de moho en el escenario de la duermevela. Pasivo, espectador atado a su butaca de sábanas y almohadas, incapaz de toda voluntad de rechazo o asimilación, de palabra fijadora. Pero después será el día, cámara clara. Después podemos revelar y fijar. No ya lo mismo, pero la fotografía de la escritura es como la fotografía de las cosas: siempre algo diferente para así, a veces, ser lo mismo.
Presencia, ocurrencia de mi mandala en las altas noches desnudas, las noches desolladas, allí donde otras veces conté corderitos o recorrí escaleras de cifras, de múltiplos y décadas y palíndromas y acrósticos, huésped involuntario de las noches que se niegan a estar solas. Manos de inevitable rumbo me han hecho entrar en torbellinos de tiempo, de caras, en el baile de muertos y vivos confundiéndose en una misma fiebre fría mientras lacayos invisibles dan paso a nuévas máscaras y guardan las puertas contra el sueño, contra el único enemigo eficaz de la noche triunfante.
Luché, claro, nadie se entrega así sin apelar a las armas del olvido, a estúpidos corderos saltando una valla, a números de cuatro cifras que disminuirán de siete en siete hasta llegar a cero o recomenzarán si la cuenta no es justa. Quizá vencí alguna vez o la noche fue magnánima; casi siempre tuve que abrir los ojos a la ceniza de un amanecer, buscar una bata fría y ver llegar la fatiga anterior a todo esfuerzo, el sabor a pizarra de un día interminable. No sé vivir sin cansancio, sin dormir; no sé por qué la noche odia mi sueño y lo combate, murciélagos afrontados sobre mi cuerpo desnudo. He inventado cientos de recursos mnemotécnicos, las farmacias me conocen demasiado y también el Chivas Regal. Tal vez no merecía mi mandala, tal vez por eso tardó en llegar. No lo busqué jamás, cómo buscar otro vacío en el vacío; no fue parte de mis lúgubres juegos de defensa, vino como vienen los pájaros a una ventana, una noche estuvo ahí y hubo una pausa irónica, un decirme que entre dos figuras de exhumación o nostalgia se interponía una amable construcción geométrica, otro recuerdo por una vez inofensivo, diagrama regresando de viejas lecturas místicas, de grimorios medievales, de un tantrismo de aficionado, de alguna alfombra iniciática vista en los mercados de Jaipur o de Benarés. Cuántas veces rostros limados por el tiempo o habitaciones de una breve felicidad de infancia se habían dado por un instante, reconstruidos en el escenario fosforescente de los ojos cerrados, para ceder paso a cualquier construcción geométrica nacida de esas luces inciertas que giran su verde o su púrpura antes de ceder paso a una nueva invención de esa nada siempre más tangible que la vaga penumbra en la ventana. No lo rechacé pero rechazaba tantas caras, tantos cuerpos que me devolvían a la rememoración o a la culpa, a veces a la dicha todavía más penosa en su imposibilidad. Lo dejé entrar, en la caja morada de mis ojos cerrados lo vi muy cerca, inmóvil en su forma definida, no lo reconocí como reconocía tantas formas del recuerdo, tantos recuerdos de formas, no hice nada por alejarlo con un brusco aletazo de los párpados, un giro en la cama buscando una región más fresca de la almohada. Lo dejé entrar aunque hubiera podido destruirlo, lo miré como no miraba las otras criaturas de la noche, le di acaso una sustancia primera, una urdimbre diferente o creí darle lo que ya tenía; algo indecible lo tendió ante mí como una fábrica diferente, un hijo de mi enemiga y a la vez mío, un telón musgoso entre las fiestas sepulcrales y su recurrente testigo.
Desde esa noche mi mandala acude a mi llamado apenas se encienden las primeras luces de la farándula, y aunque el sueño no venga con él y su presencia dure un tiempo que no sabría medir, detrás queda la noche desnuda y rabiosa mordiendo en esa tela invulnerable, luchando por rasgarla y poner de este lado los primeros visitantes, las previsibles y por eso más horribles secuencias de la dicha muerta, de un árbol en flor en el atardecer de un verano argentino, de la sonrisa de una mujer que vive una vida ya para siempre vedada a mi ternura, de un muerto que jugó conmigo sus últimos juegos de cartas sobre una sábana de hospital.
Mi mandala es eso, un simplísimo mandala que nace acaso de una combinación imaginaria de elementos, tiene la forma ovalada del recinto de mis ojos cerrados, lo cubre sin dejar espacios, en un primer plano vertical que reposa mi visión. Ni siquiera su fondo se distingue del color entre morado y púrpura que fue siempre el color del insomnio, el teatro de los desentierros y las autopsias de la memoria; se lo diría de un terciopelo mate en el que se inscriben dos triángulos entrecruzados como en tanto pentáculo de hechicería. En el rombo que define la oposición de sus líneas anaranjadas hay un ojo que me mira sin mirarme, nunca he tenido que devolverle la mirada aunque su pupila esté clavada en mí; un ojo como el Udyat de los egipcios, el iris intensamente verde y la pupila blanca como yeso, sin pestañas ni párpados, perfectamente plano, trazado sobre la tela viva por un pincel que no pretende la imitación de un ojo. Puedo distraerme, mirar hacia la ventana o buscar el vaso de agua en la penumbra; puedo alejar a mi mandala con una simple flexión de la voluntad, o convocar una imagen elegida por mí contra la voluntad de la noche; me bastará la primera señal del contraataque, el deslizamiento de lo elegido hacia lo impuesto para que mi mandala vuelva a tenderse entre el asedio de la noche y mi recinto invulnerable. Nos quedaremos así, seremos eso, y el sueño llegará desde su puerta invisible, borrándonos en ese instante que nadie ha podido nunca conocer.
Es entonces cuando empezará la verdadera sumersión, la que acato por la sé de veras mía y no el turbio producto de la fatiga diurna y del eyo. Mi mandala separa la servidumbre de la revelación, la duermevela revanchista de los mensajes raigales. La noche onírica es mi verdadera noche; como en el insomnio, nada puedo hacer para impedir ese flujo que invade y somete, pero los sueños sueños son, sin que la conciencia pueda escogerlos, mientras que la parafernalia del insomnio juega turbiamente con las culpabilidades de la vigilia, las propone en una interminable ceremonia masoquista. Mi mandala separa las torpezas del insomnio del puro territorio que tiende sus puentes de contacto; y si lo llamo mandala es por eso, porque toda entrega a un mandala abre paso a una totalidad sin mediaciones, nos entrega a nosotros mismos, nos devuelve a lo que no alcanzamos a ser antes o después. Sé que los sueños pueden traerme el horror como la delicia, llevarme al descubrimiento o extraviarme en un laberinto sin término; pero también sé que soy lo que sueño y que sueño lo que soy. Despierto, sólo me conozco a medias, y el insomnio juega turbiamente con ese conocomiento envuelto en ilusiones; mi mandala me ayuda a caer en mí mismo, a colgar la consciencia ahí donde colgué mi ropa al acostarme.
Si hablo de eso es porque al despertar arrastro conmigo jirones de sueños pidiendo escritura, y porque desde siempre he sabido que esa escritura- poemas, cuentos, novelas- era la sola fijación que me ha sido dada para no disolverme en ése que bebe su café matinal y sale a la calle para empezar un nuevo día. Nada tengo en contra de mi vida diurna, pero no es por ella que escribo. Desde muy temprano pasé de la escritura a la vida, del sueño a la vigilia. La vida aprovisiona los sueños pero los sueños devuelven la moneda profunda de la vida. En todo caso así es como siempre busqué o acepté hacer frente a mi trabajo diurno de escritura, de fijación que es también reconstitución. Así ha ido naciendo todo esto.



martes, 11 de diciembre de 2012

cada día


este cosmos nos tenía que
partir en mil pedazos
estamos estallando cada día
estamos uniéndonos
cada día
más

vibrando en el éter,
y en nuestro interior...
valle hermoso.
precioso tesoro es
compartir lo hermoso.




lunes, 10 de diciembre de 2012

Tha Beatles : 4 personas 1 banda 8 años 13 discazos


Please Please Me (1963)
With The Beatles (1963)
A Hard day´s night (1964)
Beatles for sale (1964)
Help! (1965)
Rubber Soul (1965)
Revolver (1966)
Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band (1967)
Magical Mystery Tour (1967)
The Beatles (White Album) (1968)
Yellow Submarine (1969)
Abbey Road (1969)
Let it Be (1970)




viernes, 30 de noviembre de 2012

exponer-se (sin miedo)


"qué es lo que te duele?" me preguntó una amiga.
la respuesta no la sé, la siento... y siento algo así...
me duele la violencia verbal, me duele cuando
gente que quiero no cuida lo que dice, cómo lo dice...
me duele la decepción de noséqué en especial,
es tan fuerte todo... una palabra puede ser maravillosa o terrible!

me dí cuenta que esto es algo que acumulé quizás en mi casa, desde chica...
no quiero dejar pasar un momento sin haberlo sentido a pleno.
por eso quiero gritarrrr. que haya una liberación colectiva, buen trato, cuidado en el discurso, etc.
hay sensibilidad en cada persona, y cada una necesita afecto.

y hay dolor...
el odio y el rencor generan mucho dolor, puede ser horrible lo que se vive.
si este dolor no se convierte en amor... la vida se puede tornar en una pesadilla, en vez de ese sueño que se persigue tanto internamente y que puede ser real. en vigilia de día o con insomnio por la noche, en las escrituras que surgen, en la creación que busca... busca generar amor... para reproducirlo, multiplicarlo, liberar... no hay sombra sin luz, no hay cuerpo que no tenga sombra. hay que buscar liberarse cada día más de ese dolor, revertir cualquier sensación de miedo (que es una construcción, como todo...),  para que esa oscuridad se transforme en luz...

jueves, 22 de noviembre de 2012

( temporal ) - Por Martina Benitez


temporal: tormenta
con viento fuerte,
pero momentáneo

la lluvia reviste de agua
lo que este a su paso
del cielo al suelo (tierra)

la ciudad y sus habitantes
poco tolerantes
a los temporales
no pueden detenerla.

estructuras que no aguantan,
paraguas rotos...
elección, invención humana:
parar el agua antes de que caiga
sobre lo seco querido seco.

la ciudad y sus habitantes
poco tolerantes
a los temporales
no pueden detenerla.



miércoles, 14 de noviembre de 2012

arte-escape

amor y arte para la vida
más luz cada día

todo lo que se necesita
mueve, activa
trabajo que inspira
fuente de luz y alegría

absorber para dar
cada día más

buscar en el arte
el escape
a todas las prisiones

"la jaula se ha vuelto pájaro"


lunes, 12 de noviembre de 2012

Adentro - Por Martina Benitez


Un cruce, para quedarse.
Un ruido repentino,
como un trueno,
que gesta un cambio
y se torna ritmo musical,
armonía fundamental.

No interrumpe.
Exige al interior
(más) profundidad...
al alma revoltosa
de alto vuelo,
que sueña despierta.

Cambio. Marea alta.
No bajar los ojos.
Mirar al cielo,
que no miente
si lo construimos
adentro.



jueves, 8 de noviembre de 2012

Noviembre, calor y verde - Por Martina Benitez

yo vivo en una ciudad donde...

en una florería
en un barrio
se vende pasto
por porción
para los gatos
mientras que,
en un parque
en otro barrio,
hay una huerta 
libre/comunitaria


viernes, 2 de noviembre de 2012

martes, 30 de octubre de 2012

"sí al amor; si no, soledad"

Leyendo ensayos de Alain Badiou, sobre cine y teatro...

"La verdadera vida está ausente en la medida en que el amor se retira."
"El amor es aquello que resiste a la muerte"
Malraux: "El arte es aquello que resiste a la muerte"

viernes, 19 de octubre de 2012

Claridad - Por Martina Benitez

ayer un amigo,
amigo-músico
con quien tuve
encuentros
casi-místicos...
me dijo:
"el tiempo no existe (...)
todo es eterno"

nada es obvio
ni seguro
pero hay cosas que
son bien claras.

la vida con el amor
vence a la muerte.

"ya no hay miedo
entonces"
me dijo después.

miércoles, 17 de octubre de 2012

natural-mente


la fuerza de las palabras
la fragilidad de los pensamientos
la intensidad de los sentimientos
la energía que transmite la naturaleza...


me siento afortunada
no necesito más nada

lo que siento es mi única certeza
lo natural fluye.
lo que siento como voluntad
para construir con sinceridad




jueves, 4 de octubre de 2012

"Los Cuatro (a veces Cinco) Elementos" (info)


Muchas doctrinas antiguas usaban un grupo de elementos para explicar los patrones en la naturaleza.
En este contexto, la palabra elemento se refiere más al estado de la materia (o sea, sólido/tierra, líquido/agua, gas/aire, plasma/fuego) o a las fases de la materia (como en las cinco fases chinas), que a los elementos químicos de la ciencia moderna.
Los cuatro elementos clásicos griegos tierra, agua, fuego y aire datan de los tiempos presocráticos y perduraron a través de la Edad Media hasta el Renacimiento, influyendo profundamente en la cultura y el pensamiento europeo. Los estados de la materia, según la ciencia moderna y, en menor grado, también la tabla periódica de los elementos y el concepto de combustión (fuego) pueden ser considerados sucesores de aquellos modelos tempranos.
Los indios y los japoneses tenían esos mismos cuatro elementos, más un quinto elemento invisible, el éter. Los chinos distinguían una una serie de elementos ligeramente diferentes (que todavía se utilizan en la medicina china tradicional) llamados tierra, agua, fuego, metal y madera, y que eran entendidos como diferentes tipos de energía en un estado de constante interacción y flujo entre unos y otros, en oposición a la noción occidental que los relaciona con las diferentes manifestaciones de la materia.


HumorEstaciónElementoÓrganoCualidadesAdjetivación antiguaAdjetivación modernaCaracterísticas antiguas
sangreprimaveraairecorazóntemplado y húmedosanguíneoartesanovaliente, esperanzado, amoroso
bilis amarillaveranofuegohígadovesícula biliartemplado y secocoléricoidealistamal temperamento, fácil de enojar
bilis negraotoñotierrabazofrío y secomelancólicoguardiánabatido, somnoliento, depresivo
flemainviernoaguacerebro/pulmónfrío y húmedoflemáticoracionalcalmado, indiferente



http://es.wikipedia.org/wiki/Elementos_de_la_antig%C3%BCedad

Médicos de la antigüedad como el médico griego Hipócrates (460-370 aec) y el médico griego Galeno (129-200) distinguían cuatro tipos de temperamentos, considerados como emanación del alma por la interrelación de los diferentes humores del cuerpo:
Sanguíneos, las personas con un humor muy variable.
Melancólicos, personas tristes y soñadoras.
Coléricos, personas cuyo humor se caracterizaba por una voluntad fuerte y unos sentimientos impulsivos, en las que predominaba la bilis amarilla y blanca.
Flemáticos, personas que se demoran en la toma de decisiones, suelen ser apáticas, a veces con mucha sangre fría, en las cuales la flema era el componente predominante de los humores del cuerpo.
A esto se suma los descubrimientos del fisiólogo ruso Iván Pávlov (1849-1936), quien enunció que las características del temperamento están dadas por el sistema nervioso que a su vez tiene tres características: fuerza, equilibrio y velocidad de correlación; de ahí que la combinación de estas características dan origen a los tipos de sistema nervioso que caracterizan a cada temperamento: sistema nervioso rápido y equilibrado (sanguíneo), sistema nervioso lento y equilibrado (flemático), sistema nervioso débil (melancólico) y sistema nervioso fuerte, rápido y desequilibrado (colérico).

Fuente de información: Wikipedia


martes, 2 de octubre de 2012

Calma - Por Martina Benitez


Escribir es mi manera de gritar
Escribo porque no puedo gritar.
Para quien lea,. esta es la mejor manera
de que escuche.

Interior.
Más que palabras, sinceras palabras,
que mueven nervios interiores.
Suenan igual, pero resuenan diferente.
Para acariciar con palabras,
acariciar con la voz.
Y no gritar, sino hablar.

Gritar en el papel, para hablar mejor.
En el papel con la tinta. Mi voz en la tinta
para aliviar por momentos, el dolor que siento.

Y vuelvo a encontrar
mi alma en palabras.
Mi alma en unas pocas cosas,
en personas y pensamientos
en gotas, en migas, en colores.
En pilchas que me regalaron personas que quiero.

El silencio me vuelve a encontrar
después de la tormenta.
Calma.
Profunda tranquilidad esperada,
bien en el fondo, siempre conmigo.


martes, 25 de septiembre de 2012

De una buena musa: Alejandra Pizarnik (1936-1972)


Yo no sé de pájaros,
no conozco la historia del fuego.
Pero creo que mi soledad debería tener alas.

La carencia
Alejandra Pizarnik (1936 – 1972)


para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no sustentarme nunca de nuevo en el amor

he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos

para decir la palabra inocente

Los trabajos y las noches
Alejandra Pizarnik (1936-1972)


Julio Cortázar, se despide con este poema de su amiga Alejandra:

Puesto que el Hades no existe, seguramente estás allí, / último hotel, último sueño, / pasajera obstinada de la ausencia.

Sin equipaje ni papeles, / dando por óbolo un cuaderno / o un lápiz de color.

-Acéptalos, barquero: nadie pagó más caro / el ingreso a los Grandes Transparentes / al jardín donde Alicia la esperaba.

jueves, 13 de septiembre de 2012

sábado, 8 de septiembre de 2012

tiempo - Por Martina Benitez

idea de finitud latente,
en cada instante presente.

el tiempo,
(como el aire,
como el agua)
como la piedra que rueda,
la tierra donde se siembra,
el fuego que quema,
es movimiento.

es el agua pura?
es puro el aire?

al tiempo
(como el aire,
como el agua)
sin leyes, sin medidas
no lo tenemos:
no podemos re-tenerlo.

el tiempo mueve
(como el aire,
como el agua)
si nos movemos con él


viernes, 24 de agosto de 2012

compromiso


"el mundo se ve mucho más bonito en movimiento"
me dijo un amigo que la vida te presenta pocas veces...

el movimiento es compromiso
y el compromiso es con la vida
en todas sus formas.


jueves, 16 de agosto de 2012

Escuchar - Por Martina Benitez

hoy mi amiga-más-cósmica me compartió esta foto...


"escribo porque nadie escucha" ?

escuchar, mirar, escribir... 
escuchar, mirar, escribir... 
pensar, reflexionar, imaginar
recién después
hablar.

lunes, 13 de agosto de 2012

Sismo - Martina Benitez



No. No da lo mismo.
Cada palabra, un sismo.

No me da lo mismo
un sentido u otro.
Nada me da lo mismo.

Todo dice.

Cada hacer,
cada sentir,
cada ser.

Nada da lo mismo.
Todo da
algo
distinto.





jueves, 9 de agosto de 2012

1995



“Ayer que fue Sabado vino Sara a mi casa. Y nos re divertimos porque isimos una rayuela que me invente. Despues de jugar a la rayuela fuimos al kiosco de Alice porque yo tenia 60 centavos en el bolsillo de mi enterito escoses. Y Constanza me pidió un chicle y yo le dije que bueno. Despues al fin nos fuimos al kiosco. Y nos compramos casi todos chicles y una cajita de mani con chocolate. Despues íbamos a crusar la calle y casi más nos atropellaba un auto. Despues llegamos a mi casa y paseamos por el ... porque estábamos aburridas. Yo me comi casi toda la cajita de mani con chocolate no le deje comer casi ninguno a Sara. Y Sara me dijo “qué gorda!”. Pero a mi no me intereso porque el que lo dice lo es. Despues nos fuimos al Jardin de Infantes y escuyamos gritos entonces Sara quería investigar pero yo no porque tenia miedo. Despues fuimos a la puerta del Jardin y vimos una pelota de footbol que salió sola pero lo vimos con nuestros propios ojos hasique nos parecía que era un fantasma porque estaba la puerta serrada. Nos fuimos rápido a mi casa y nos olvidamos de ese tema. Asi era mejor porque nos tranquilisaba un poco. Despues jugamos a muchas mas cosas asta que se corto la luz un buen rato. Asique para ver nos teníamos que ir a fuera. Y después la vinieron a buscar a Sara y me re aburri cuando se fue. Y después volvió la luz.”


La claridad - Por Edgar Bayley (1983)


Me ha tentado siempre la claridad
Y la claridad se me ha negado a veces
Como un pájaro que vuela en sueños
Y cae y sigue cayendo
Sin volar
Como peso muerto

Me ha tentado siempre la claridad
Especialmente la claridad de las hojas de saúco
También la claridad del guijarro
Y de las ramas de abeto
Y la rápida y voraz claridad de una salamandra

He querido tener claridad para mirar
Los terrones del campo recién removido
Y para mirar también el mismo arado
Y el agua que se desliza límpida por la acequia

Claridad he querido para recorrer tantos sueños
Y glorias y poderes y dispersas situaciones y gentes
Y para estar en el aire sin ausentarme del fuego

Me ha tentado siempre la claridad
De estar totalmente en cada flor
En cada herida o condena o semilla
He querido tener claridad para vivir

Y cuando al fin pude definir la claridad que yo buscaba
Advertí cuánto sueño y plumón y roja tierra
Y confusión y olvido hacen falta para comprender claramente
Y estar aquí con total lucidez sentado a la vera del camino
Avivando el fuego bajo el cielo y el polvo de las horas

Y como me ha tentado siempre la claridad
Aquella vez cuando bajo un abierto y extendido sol
Comenzaron a encresparse las aguas de la bahía
Hasta adquirir un tinte violáceo
Y un gran pájaro blanco surgió de repente de entre las nubes
Batiendo sus alas y revoloteando suavemente a mi alrededor
Decidí que era el momento de arrojar estas palabras al mar
Porque la claridad que tanto he buscado
Sólo está en algunos silencios
En algunos espacios en blanco
Antes y después de unas pocas y triviales palabras


En Alguien llama, 1983


viernes, 3 de agosto de 2012

Nieve - Por Martina Benitez


No voy a cristalizar
no se cristaliza.
Muta, todo el tiempo

Es y será misterio.
No se cristaliza como el hielo,
se derrite como la nieve...

Líquido, corriente
continuo, fluido
rico, fresco
caudaloso,
libre, abundante.

Lo congelado
si se derrite mejor.
Será más frío
pero líquido.



lunes, 30 de julio de 2012

El juego en que andamos - Por Juan Gelman (1956-1958)


Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

jueves, 26 de julio de 2012

más


semilla por semilla
palabra tras palabra


golpe a golpe
ladrillo sobre ladrillo

se construye un mundo...

martes, 24 de julio de 2012

Volcán - Por Martina Benitez


Adentro, algo
quiere salir.
Afuera, todo pasa
antes y después.
No todo está dicho

Silencio.

Quizás duela más.
Sentir es humano

Erupción.

Liberar y dejar
que el aire entre.
Aire que cambia.



jueves, 19 de julio de 2012

momentos

cada momento
un nuevo pensamiento

movimiento
no me miento
intento


fuego


Campo, sierras, mar
soñaba?
Pasto, rocas, agua

Verde, tierra, cielo

Fuego,
calidez humana
Naturaleza, fuerza
ritmo, música...

cuerpos, almas
animando,
avivando
llamas
Movimiento
que quema

sensación
que
retorna

domingo, 15 de julio de 2012

Don Quixote


Hoy me topé con una versión de "Don Quixote de la Mancha", por Miguel de Cervantes (editado por Emecé en 1957), ilustrada por Salvador Dalí (la primera parte, y la segunda parte, ilustrada por Carlos Alonso)

Dejo acá plasmada una parte que me gustó mucho, que está en el Capítulo XXVII:
¿Quién menoscaba mis bienes?
       Desdenes.
¿Y quién aumenta mis duelos?
       Los celos.
¿Y quién prueba mi paciencia?
       Ausencia.
De ese modo, en mi dolencia
ningún remedio se alcanza,
pues me matan la esperanza
desdenes, celos y ausencia.
¿Quién me causa este dolor?
       Amor.
¿Y quién mi gloria repugna?
       Fortuna.
¿Y quién consiente en mi duelo?
       El cielo.
De ese modo, yo recelo
morir deste mal estraño,
pues se aumentan en mi daño
amor, fortuna y el cielo.
¿Quién mejorará mi suerte?
       La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
       Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?
       Locura.
De ese modo, no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.

jueves, 12 de julio de 2012

niebla


niebla
falta claridad?
dónde está el umbral?

creer poder ver
observar, mirar

lluvia, siesta...
cielo, miedo?

de adentro
tu propio hacer
no destruyas
tu obrar construye

en-si-misma-da

tomá tu vida,
empapáte de ella
con cariño

querer obrar
no es poder
sino querer
amor profundo

reflejo, reflexión...
espejo, especulación?

reflejar...
respirar?

la mirada
íntima
dialoga
con la diversidad



sábado, 7 de julio de 2012

tener calle (y plaza)



Un día más de la semana, uno de esos viernes soleados, que por ser un día lindo es mucho más alegre que cualquier otro viernes. Aún siendo una tarde de invierno, hay aire de primavera y no hay ni una nube.
Como cualquier estudiante que tiene tiempo libre entre una cosa y otra, en pleno centro, ella fue a la plaza frente a Tribunales, a leer, antes de ir a la facultad después del trabajo. Siempre le pasa lo mismo cada vez que va a una plaza, no puede encontrar el lugar exacto donde sentirse cómoda como en el jardín de su casa. En cada lugar donde se instala siente una molestia, algo que no la deja concentrarse. Pero este día, encontró su lugar.
Estaba sentada en el pasto, disfrutando de Marx con un lindo clima, mitad a la sombra y mitad al sol, ni mucho calor ni mucho frío, cuando sintió que alguien se sentó a su lado, y percibió que no solo de un lado sino de los dos había personas. Al levantar la cabeza estaba rodeada de chicas de doce, trece años aproximadamente, que la empezaron a intimidar con preguntas como: ¿Me enseñás a leer?, ¿Cómo se lee?, ¿Vos sos como todos los que vienen por acá, que se visten todas las chicas igual?... Ella les respondía de la mejor manera que podía, hasta que le preguntaron el nombre y se los escribió, las chicas lo leyeron, y, acto seguido escribieron sus nombres en la tapa de sus apuntes: Tati... Yaque... Sole... Ceci... Ahí ella supo que sabían leer y escribir. De a poco, fue entablando una buena conversación con ellas, y se dio cuenta de cómo le tomaban el pelo estas chicas (de unos años menos, pero con mucha más “calle”). Sabían leer, pero la mayoría ya no iba al colegio, y pasaban sus tardes en la plaza, en la calle o en las boleterías de subte pidiendo monedas.
La charla no duro más de quince minutos. Amigos de lejos, les gritaban, desde el otro lado de la plaza: “Molestas, ¡déjenla en paz a la chica!”. Sin embargo, a ella no le molestaba para nada, al contrario, le hubiera gustado compartir más tiempo con ellas, conociéndolas.
Esa tarde no fue simplemente una más para ella, aunque Tati, Yaque, Sole y Ceci siempre están por ahí, todas las tardes.


Plaza de Tribunales, Ciudad de Buenos Aires.
Septiembre 2006. 

viernes, 6 de julio de 2012

Tristes guerras - Por Miguel Hernández


Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

Cancionero y romancero de ausencias (1938–1941)
Miguel Hernández (1910-1942)





"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"
Pablo Neruda


jueves, 5 de julio de 2012

de pájaros... que vuelan alto


Blackbird


Free as a bird



Spread your wings and fly away

Three little birds (canción por Bob Marley - Versión de Gilberto Gil)


viernes, 29 de junio de 2012

mareas

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
—¡Ayúdame a mirar!



Ando Hiroshige
http://www.hiroshige.org.uk/
(Edo, actual Tokio, 1797 – ídem, 1858)


pensando en el mar... 
el agua y quienes nadan
navegan, flotan
o se ahogan

mareas
emprender
un nuevo viaje
navegar

miércoles, 27 de junio de 2012

El Nadador - Por Héctor Viel Temperley


El  Nadador

Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.
Soy el hombre que quiere ser aguada
para beber tus lluvias
con la piel de su pecho.
Soy el nadador, Señor, bota sin pierna bajo el cielo
para tus lluvias mansas,
para tus fuertes lluvias,
para todas tus aguas.
Las aguas como lonjas de una piel infinita,
las aguas libres y las de los lagos,
que no son más que cielos arrastrados
por tus caídos ángeles.
Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.
Tuyo es mi cuerpo, que hasta en las más bajas
aguas de los arroyos
se sostiene vibrante,
como en medio del aire.
Mi cuerpo que se hunde
en transparentes ríos
y va soltando en ellos
su aliento, lentamente,
dándoselo a aspirar
a la corriente.
Soy el nadador, Señor, el hombre que nada
hasta las lluvias
de su infancia,
que a las tardes crecían
entre sus piernas salpicadas
como alto y limpio pajonal que aislaba
las casonas
y desde sus paredes
celestes se ensanchaba.
Soy el nadador, Señor, el hombre que nada
por la memoria de las aguas
hasta donde su pecho
recuerda las pisadas,
como marcas de luz, de tus sandalias.
Y recuerda los días cuando el cielo
rodaba hasta los ríos como un viento
y hacía el agua tan azul que el hombre
entraba en ella y respiraba.
Soy el hombre que nada hasta los cielos
con sus largas miradas.
Soy el nadador, Señor, sólo el hombre que nada.
Gracias doy a tus aguas porque en ellas
mis brazos todavía
hacen ruido de alas.


Héctor Viel Temperley, Bs As.
1933 - 1987
Junio 2012: 25º aniversario de su muerte

sábado, 23 de junio de 2012

como Alicia


Momentos que no tuve,
recuerdos que inventé
imaginé
imaginé hasta creer
y cuando algo me gustaba
me lo apropiaba
hasta en mis sueños
y hablaba con Dios
o con la almohada
buscaba…
quería ser Alicia
entre maravillas
en este mundo
y como Alicia
abrir un mundo de maravillas
jugar y preguntar
conocer y querer saber
soñar...
como dijo una loba,
“Date a volar”

jueves, 21 de junio de 2012

tanto...

esto es muy bueno,
demasiado bueno
tan bueno que cuesta creerlo...
y sí, es así...
el amor, es maravilloso

tanto amor
hace que quieras
volar, y hacer
volar

mucho odio
hace que quieras
sofocar, y hacer 
sofocar

un poco es demasiado
para quien está
del otro lado

miércoles, 20 de junio de 2012

Caminar... y pequeñas virtudes

"Tal vez tuviéramos que prolongar el más breve de los paseos, con imperecedero espíritu de aventura, para no volver nunca, dispuestos a que sólo regresasen a nuestros afligidos reinos, como reliquias, nuestros corazones embalsamados."
 Henry David Thoreau / Caminar

 "El alma de una caminata es la libertad, la libertad perfecta de pensar, sentir y hacer exactamente lo que uno quiera."
William Hazlitt/ Dar un paseo

 "La vida rara vez tendrá premios y castigos. Con frecuencia, los sacrificios no tienen ningún premio, y a menudo, las malas acciones no son castigadas, al contrario, a veces son espléndidamente recompensadas con éxito y dinero. Por eso es mejor que nuestros hijos sepan desde la infancia que el bien no recibe recompensa y el mal no recibe castigo, y que, sin embargo, es preciso amar el bien y odiar el mal, y no es posible dar una explicación lógica de esto."
Natalia Ginzburg/ Las pequeñas virtudes

martes, 19 de junio de 2012

No te salves (Mario Benedetti) en El lado oscuro del corazón (película)



No te salves, por Mario Benedetti

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

domingo, 17 de junio de 2012

"Fumando espero" (dos versiones) - Gardel / Los Cocineros (2010)



Fumando espero
Letra: Félix Garzo y J. Viladomat
Música: Juan V. Masanas
Año:1922

Fumar es un placer
genial, sensual.
Fumando espero
al hombre que yo quiero,
tras los cristales
de alegres ventanales.
Y mientras fumo,
mi vida no consumo
porque flotando el humo
me suelo adormecer.
Tendida en mi sofá,
fumar y armar,
ver a mi amado,
feliz y enamorado,
sentir sus labios
besar con besos sabios.
Y el devaneo
sentir con más deseo,
cuándo sus ojos siento
sedientos de pasión.
Por eso estando mi bien
es mi fumar un edén.
Dame el humo de tu boca,
dame que quiero pasión provoca.
Corre que quiero enloquecer
de placer,
sintiendo ese calor
del humo embriagador
que acaba por prender
la llama ardiente del amor.
La hora de inquietud
con él no es cruel,
sus espirales son sueños celestiales,
y forman nubes
que hacia la gloria suben
y envueltas en ella,
su chispa es una estrella,
que luce clara y bella
con límpido fulgor.

viernes, 15 de junio de 2012

Concepciones y ensueños - Por Martina Benitez Vibart


No había muchas palabras
Más bien, silencios
Sensibles…
Sentidos, sinceros.

Había música, colores…
Alegría.
Movimiento, actividad
Juegos…

Porqué creía yo
Que me aburría
no sé

Verde, juguetes
Bicicletas, pelotas y libros
Hora del té
Lana y tejidos, en invierno
Sol y pileta, en verano
Y poca Tevé.

tres y trés
en una pequeña casa
con un gran jardín

Una madre amorosa
Silenciosa y amorosa
Reservada, pero muy sensible

Presente,
Oportuna
pocas palabras,
muchos lindos gestos.
Tranquila y sencilla
Dulce hogar, es cuando ella está...

Martina Benitez
7 de mayo de 2012

martes, 12 de junio de 2012

La última inocencia - Pizarnik - "ensueños rezagados..."

La última inocencia

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!







Noche

Tal vez esta noche no es noche,
debe ser un sol horrendo, o
lo otro, o cualquier cosa.
¡Qué sé yo! Faltan palabras,
falta candor, falta poesía
cuando la sangre llora y llora!

¡Pudiera ser tan feliz esta noche!
Si sólo me fuera dado palpar
las sombras, oír pasos,
decir "buenas noches" a cualquiera
que pasease a su perro,
miraría la luna, dijera su
extraña lactescencia tropezaría
con piedras al azar, como se hace.

Pero hay algo que rompe la piel,
una ciega furia
que corre por mis venas.
¡Quiero salir! Cancerbero del alma.
¡Deja, déjame traspasar tu sonrisa!
¡Pudiera ser tan feliz esta noche!

Aún quedan ensueños rezagados.
¡Y tantos libros! ¡Y tantas luces
¡Y mis pocos años! ¿Por qué no?
La muerte está lejana. No me mira.
¡Tanta vida, Señor!
¿Para qué tanta vida?

De "La última inocencia" 1956

jueves, 7 de junio de 2012

Periodismo... por Félix Laiño

"Gráfico o audiovisual, el periodismo es uno solo. El profesional que lo ejerce no debe cultivar el vedetismo cuando escribe, ni el histrionismo cuando habla. La libertad de prensa está limitada en su ejercicio, por la responsabilidad, que consiste en no confundir información con interpretación; ni interpretación con opinión. La información es la materia prima del conocimiento. La interpretación no debe confundir el suceso con el proceso. La opinión conduce al conocimiento, a través de la comprensión reflexiva, sin confundir ideales con ideologías, ni sentimientos con intereses. La injuria y la calumnia son armas prohibidas, la investigación periodística está al servicio de la justicia, no la suplanta."


del boletín por la Academia Nacional del Periodismo
presidida por el profesor Félix Laiño

miércoles, 6 de junio de 2012

Ray Bradbury (1920-2012)

“La ciencia ficción es cualquier idea que ocurre en la cabeza y no existe aún, pero lo hará, cambiará todo para todos y nada volverá a ser lo mismo de nuevo. Ni bien tenés una idea que cambia una pequeña parte del mundo, estás escribiendo ciencia ficción. Es el arte de lo posible, nunca lo imposible.”

 "Yo leí todo en la biblioteca. Todo. Sacaba como 10 libros por semana, unos centenares de libros por año. Literatura, poesía, teatro; todos los grandes cuentos cortos... ¡todos! Me recibí de la biblioteca cuando tenía 28 años. Allí me educé. No en la universidad."



"Cuando alguien muere, no necesariamente lloramos por ellos, sino que a veces lloramos por las cosas que hacía. Lloramos porque nunca más volvería a hacerlas. Lloramos por las pinturas que nunca nacieron, por los escritos que nunca se crearon... Como los niños se aferran a los objetos familiares, por muy fríos y muertos que estén, sin importarles lo que ha ocurrido o lo que puede ocurrir."

 "Siempre había una minoría que tenía miedo de algo, y una gran mayoría que tenía miedo de la oscuridad, miedo del futuro, miedo del presente, miedo de ellos mismos y de las sombras de ellos mismos."

‎"La gran diversión en mi vida ha sido levantarme cada mañana y correr a la máquina de escribir porque alguna nueva idea se me había ocurrido", declaró el escritor en 2000, cuando celebró sus 80 años.


Ray Bradbury (1920-2012)

domingo, 3 de junio de 2012

Gaston Bachelard y "la poética de la ensoñación" ...


III. Ensoñaciones e infancia

"La infancia ve el mundo ilustrado, el mundo con sus primeros colores, verdaderos."

"Para entrar en los tiempos fabulosos hay que ser serio como un niño soñador. La fábula no divierte, encanta. Hemos perdido el lenguaje encantador. Henry Thoreau escribió: "Parecería que en la edad madura no hacemos más que languidecer para decir los sueños de nuestra infancia, y éstos se desvanecen de nuestra memoria antes de que hayamos podido aprender su lenguaje."
Para volver a encontrar el lenguaje de las fábulas hay que participar del existencialismo de lo fabuloso, volverse en cuerpo y alma un ser admirativo, reemplazar ante el mundo percepción por admiración. Admirar para recibir los valores de lo que se percibe. Y en el pasado mismo, admirar el recuerdo."

Gaston Bachelard, en "La poética de la ensoñación" (1960)



viernes, 1 de junio de 2012

"Infancia", por Alejandra Pizarnik (1965)

Hora en que la yerba crece
en la memoria del caballo.
El viento pronuncia discursos ingenuos
en honor de las lilas,
y alguien entra en la muerte
con los ojos abiertos
como Alicia en el país de lo ya visto.


de Los trabajos y las noches (1965)

lunes, 28 de mayo de 2012

ternura sin mesura... querer dar la "Vuelta al mundo..."

ternura sin mesura
es donde
se empieza a ser
libre y libertad

cuando ya no hay
límite/s para lo que
se siente y se quiere
lo que se ama.
es desmesura.

hay lo que no se mide.
intangible.
sensible.
está lo que se mira.

desmesura es abundancia
no contar, ni descontar
comunicar. en común-unión.

"sensible" en inglés, significa "sensato"
y "sensitive", significa "sensible"
creo que hay sensatez en la sensibilidad
y sensibilidad en lo sensitivo.
hay una lógica interna coherente... y sensible, claro.


soñar con un mundo imaginario, posible...
lo surreal... y lo real?

realizar ideas.
jugar con las palabras, dulces...
que se agarren entre sí de la manos.

"dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo..."
"i wanna hold your hand..."

"Didn´t I" - Darondo (1973)

Hace poco conocí esta canción... y me pareció instantáneamente genial!
Como una fotografía amorosa... pero sonora...

Darondo es un cantante de funk y soul estadounidense que tuvo su época de mayor esplendor en la década del ´70...

jueves, 24 de mayo de 2012

"Our day will come" - Amy Winehouse (2002)

El otro día escuché esta canción en la radio...
y me hizo suspirar...
y pensar en Amy,
porqué habrá querido terminar con su vida...?
Sí, y llegué a pensar que quizás tanta melancolía en la vida no hace bien a algunas personas...

Lioness: Hidden Treasures fue el álbum post-mortem de Amy Winehouse.



1.«Our Day Will Come (2002)»  Mort Garson, Bob HilliardSalaam Remi2:49
2.«Between the Cheats (2008)»  Amy Winehouse, Salaam RemiSalaam Remi3:33
3.«Tears Dry (2005)» (Original Version)Winehouse, Nickolas Ashford,Valerie SimpsonSalaam Remi4:08
4.«Will You Still Love Me Tomorrow? (2004)»  Gerry Goffin, Carole KingMark Ronson4:23
5.«Like Smoke (2008)» (featuring Nas)Remi, Winehouse, Nasir JonesSalaam Remi4:38
6.«Valerie (2006)» ('68 Version)Sean Payne, Dave McCabe, Abi Harding, Boyan Chowdhury, Russell PritchardMark Ronson4:00
7.«The Girl from Ipanema (2002)»  Norman Gimbel, Antônio Carlos Jobim, Vinicius de MoraesSalaam Remi2:47
8.«Half Time (2002)»  WinehouseSalaam Remi3:51
9.«Wake Up Alone (2006)» (Original Recording)Winehouse, Paul O'DuffyPaul O'Duffy4:24
10.«Best Friends, Right? (2003)»  WinehouseSalaam Remi2:56
11.«Body and Soul (2011)» (with Tony Bennett)Robert Sour, Frank Eyton, Edward Heyman, John GreenPhil Ramone3:19
12.«A Song for You (2009)»  Leon RussellSalaam Remi4:29

viernes, 18 de mayo de 2012

Por no estar distraídos - Clarice Lispector


Una gran amiga (cósmica) que vive lejos, me compartió este lindo fragmento de un libro que ya leí hace tiempo, y le presté.
Ahora, lo comparto para seguir el espiral.


Era la levísima embriaguez de andar juntos, esa alegría, como cuando se siente la garganta un poco seca y se ve que por admiración se estaba con la boca abierta. Respiraban de antemano el aire que estaba delante y tener esa sed era su propia agua. Andaban por calles y calles hablando y riendo, hablaban y reían para dar materia y peso a la levísima embriaguez que era la alegría de su sed. A causa de los coches y de la gente, a veces se tocaban, y a ese contacto -la sed es la gracia, pero las aguas son de una belleza oscura-, y a ese contacto brillaba el brillo de su agua, la boca un poco más seca de admiración. ¡Cómo admiraban estar juntos!

Hasta que todo se transformó en no. Todo se tranformó en no cuando ellos quisieron esa misma alegría suya. Entonces la gran danza de los errores. El ceremonial de las palabras poco acertadas. Él buscaba y no veía, ella no veía que él no había visto, ella que estaba allí, sin embargo. Sin embargo él, que estaba allí. Todo fue un error, y había la gran polvareda de las calles, y cuanto más se equivocaban, más querían con aspereza, sin una sonrisa. Todo sólo porque habían prestado atención, sólo porque no estaban lo bastante distraídos. Sólo porque, de repente, exigentes y duros, quisieron tener lo que ya tenían. Todo porque habían querido darle un nombre; porque quisieron ser, ellos que eran. Aprendieron entonces que, si no se está distraído, el teléfono no suena, y que es necesario salir de casa para que la carta llegue, y que cuando el teléfono finalmente suena, el desierto de la espera ya ha cortado los hilos. Todo, todo por no estar distraídos.

Clarice Lispector. En Revelación de un mundo.

jueves, 17 de mayo de 2012

un poco como "renacer"

Siento un renacer... adentro
Un poco de melancolía...
Otro poco de vértigo.
Ya no soy una niña,
hace tiempo.
Pero siento un renacer interno.
Cosas nuevas que se vienen
Momentos por vivir,
y elegir, siempre. Elegir?
Elegir en la medida posible, sí.
Voluntad de crecer, cada día.
Infancia fresca, en mi interior.
Todos los días,
día y noche, sol y luna.
Ciclos internos,
y externos,
haciendo florecer
Nuevas sensaciones...

A raíz de cumplir 25 años. 
5 veces 5 años.