-Mística Artística-



lunes, 14 de agosto de 2017

Any Day Now - Joan Baez sings Bob Dylan (1968)




All songs written by Bob Dylan, except as noted.

"Love Minus Zero/No Limit"
"North Country Blues"
"You Ain't Goin' Nowhere"
"Drifter's Escape"
"I Pity the Poor Immigrant"
"Tears of Rage" (Bob Dylan, Richard Manuel)
"Sad Eyed Lady of the Lowlands"
"Love Is Just a Four-Letter Word"
"I Dreamed I Saw St. Augustine"
"Walls of Red Wing"
"Dear Landlord"
"One Too Many Mornings"
"I Shall Be Released"
"Boots of Spanish Leather"
"Walkin' Down the Line"
"Restless Farewell"



jueves, 10 de agosto de 2017

Hoy a las 19 hs. Sismo en el Ciclo MACsur Literario




A las 19 hs estaré hablando sobre Sismo 
(mi primer libro de poemas. Edición propia y de encuadernación artesanal, julio de 2017)
en Lanús, distrito de Zona Sur del Gran Buenos Aires (Argentina), zona donde crecí. 
En el marco del Ciclo MAC Sur Literario. 

Quedan invitados e invitadas quienes puedan y quieran pasar,
quienes se encuentren cerca o les interese. 

El Museo queda a dos cuadras de la estación de tren respectiva.
Entrada libre y gratuita.






martes, 8 de agosto de 2017

Hombre de fuego - Inés Aráoz




Paisaje a paisaje, compactado cubo -inmemorial- de todos los paisajes (los siglos habían trabajado duro), se alzaba tan sin peso sobre mi cabeza (alguien había dicho pueblo, pero yo, aún era yo). Máscaras de lluvia, máscaras de sol, montículos de caña desastrada, contrapicados deditos ya sin nombre (quedaban pocos nombres, es cierto). Máscaras de pájaros, de vuelos altos, blancos gavilanes y de víboras, las ciegas, la tierra horadada (tan sin peso), goteada leche del espacio (¿Dije espacio? Asintóticas orillas, poesía, fugitivas máscaras). Dicen que no han de tocarse las máscaras. ¿Acaso es árbol lo que uno abraza?

Un hombre de fuego, sólo un segundo, aspira el aliento de la flor.
Mío el aliento ardido en esa llama.



En Haré del silencio mi corona (Leviatán Editorial, 2013)
Inés Aráoz (San Miguel de Tucumán, 1945)





lunes, 7 de agosto de 2017

Echazón - Inés Aráoz


Dedicado a Hugo Foguet

Vine a ser tu casa
Bien en claro lo tenías
Tu errancia por el mundo
Y extranjero
Buscando el plato tibio
De la luz doméstica
Desde antes del comienzo
Y el desasosiego
De la nube rota
Por el esfuerzo desmedido
De tu brazo mío de soberbia
(Del mismo brazo hablo
Con que me ceñiste a tu medida
De viajero)


Vine a ser tu casa, digo
Buscador de soles
Y de diosas
Y al agua juntos
En cada temporal echamos
Las medias tintas, las medias frases
Los rezongos
Tu cuerpo al lado mío anillado
Y aún te veo niño -yo, tu madre- 
En lo peor de la tormenta
Descubriendo el escondrijo
Del candeal y la ambrosía


Tu medida y la mía
La insensatez del primer abrazo
La penosa búsqueda de Dios
De la pureza
La entelequia
De nuestros dos cuerpos fundidos
Aún te veo 
Empujándome al delirio
Rezumando la ambrosía
Ofreciéndome el deleite


Vine a ser tu casa
El barco fiel que para nosotros era
Símbolo de la fe
Los dos lucíamos las marcas
De la común medida
El destierro, lo sé -djiste
Y buscabas a tientas
La luz del hogar
El leño familiar, la madre
El plato tibio del candeal
Y la ambrosía


Y en las tormentas, juntos
Anillados
Echábamos por la borda
El peso muerto
De las medias tintas, de las medias frases
¿Por qué cantábamos
Buscador de soles
Y de diosas?
¿Por qué bailábamos, hechizador
En lo peor de las tormentas?
La fe es algo -me contestas

Y mi corazón asciende
Como una pelusilla blanca
Que el viento prende


Vine a ser tu cuerpo
Ceñido por un brazo de hierro
Al rojo
La vulva y tu miembro dominador
Azote del alma esa pureza
Que los dos buscábamos
¡Que nos cruzara la fe!
Y tu lengua fornicadora
Lanzaba al cielo imprecaciones
Que mi garganta afónica
Sólo podía silbar


Silbo de la noche
Pájaros nocturnos
Nos quemaban el aliento


Vine a ser el grito
De la mujer doliente 
Que ha perdido al amado
Como me perdías tú en tus sueños
Tantas veces
Y los ojitos tiernos de la domesticidad
Te dieron lo que pedías
El dulzor de la madre
Primera ambrosía


Y como los verdaderos poetas
Y los grandes pecadores
Con la palabra me haces tuya
Látigos de posesión 
Se anudan a mi garganta
A una vez despotricando
Y bendiciendo


¡Basta ya! -me digo
¡Te amo y basta!




En Echazón y otros poemas (Nuevohacer, Grupo Editor Latinoamericano, 2008)
Inés Aráoz (San Miguel de Tucumán, 1945)


Por los siglos de los siglos... - Inés Aráoz


Por los siglos de los siglos
Mis piecitos recorrían presurosos
Lo inmutable en la presencia del ángel

Dedicado a Diego Enríquez



La velocísima rotación de su alma despedía imágenes por doquier; era una velocidad verdaderamente alquímica que guardaba, en su íntimo centro, la quietud y el silencio, la mismísima suspensión del universo. Y por no sé qué artilugio, en la sonrisa y el fulgor oscuro de esos ojos que ni siquiera miraban, asomaba yo llena de la presencia del ángel, derramándome como agua fresca a la luz de la luna, por su cuerpo sin fragancias, dócil a las caricias.

Y lo curioso de esta situación es que no se trataba de un sueño.



En Echazón y otros poemas (Nuevohacer, Grupo Editor Latinoamericano, 2008)
Inés Aráoz (San Miguel de Tucumán, 1945)


domingo, 6 de agosto de 2017

Music I Heard - Conrad Aiken


Music I heard with you was more than music,
And bread I broke with you was more than bread;
Now that I am without you, all is desolate;
All that was once so beautiful is dead.

Your hands once touched this table and this silver,
And I have seen your fingers hold this glass.
These things do not remember you, beloved,
And yet your touch upon them will not pass.

For it was in my heart that you moved among them,
And blessed them with your hands and with your eyes;
And in my heart they will remember always,
—They knew you once, O beautiful and wise.


Conrad Potter Aiken (Savannah, Georgia, 1889)