Henry David Thoreau





“I went to the woods because I wished to live deliberately, to front only the essential facts of life, and see if I could not learn what it had to teach, and not, when I came to die, discover that I had not lived. I did not wish to live what was not life, living is so dear; nor did I wish to practise resignation, unless it was quite necessary. I wanted to live deep and suck out all the marrow of life, to live so sturdily and Spartan-like as to put to rout all that was not life, to cut a broad swath and shave close, to drive life into a corner, and reduce it to its lowest terms...”





― Henry David Thoreau






Sáb 24/11, 20 hs : El fin de los espectacúlos - Confluencia poética vol. 3 (en El Blanco)




El fin de los espectacúlos es un ciclo que nace en El Blanco en abril de 2018, con la idea de generar un espacio para fortalecer la relación entre la palabra poética y los cuerpos.
Espacializar los textos, darles una dimensión material, un ritual de escucha interdisciplinario. 

El oficio es lo importante. Pulir la voz, fortalecer la vocación. Lo demás es para distraídos. 


Poesía & música
Adrián Quinteros + Kay Heinrichsdorff 

Performance
Fernanda Bercovich 

Danza
Lucía Sergio + Helena Cadierno 

Poesía
Selva Sepúlveda 
Ana Claudia Díaz
Emmanuel Mafioly
Martina Benitez Vibart
Belén Galán (España)
Minner

Escultura
Olivia Busse

Collage & fanzines 
Donner Grun

Fotografía (muestra)
Pilar Benitez Vibart
Melina Zanacchi






Satisfaction - Martina Benitez Vibart





Este poema se encuentra en la parte II de mi segundo libro (inédito, en preparación y de pronta publicación), que consta de dos partes: I. Sacudir el árbol / II. Con sumo cuidado



Saudade - João Guimarães Rosa


Saudade de tudo!…
Saudade, essencial e orgânica,
de horas passadas,
que eu podia viver e não vivi!…
Saudade de gente que não conheço,
de amigos nascidos noutras terras,
de almas órfãs e irmãs,
de minha gente dispersa,
que talvez até hoje ainda espere por mim…
Saudade triste do passado,
saudade gloriosa do futuro,
saudade de todos os presentes
vividos fora de mim!…
Pressa!…
Ânsia voraz de me fazer em muitos,
fome angustiosa da fusão de tudo
sede da volta final
da grande experiência:
uma só alma em um só corpo,
uma só alma-corpo,
um só,
um!…
Como quem fecha numa gota
o Oceano
afogado no fundo de si mesmo…


– João Guimarães Rosa, do livro “Magma”.
Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 1997, p. 132.



Marcus Aurelius, Meditations




“If you are distressed by anything external, the pain is not due to the thing itself, but to your estimate of it; and this you have the power to revoke at any moment.”



"Si estás angustiada/o por algo externo, el dolor no es por la cosa en sí misma, sino por tu estima de esa cosa; y esto tenés el poder de revocarlo en cualquier momento."




― Marcus Aurelius, Meditations




Ivan Illich en La convivencialidad (1973)



"La solución de la crisis exige una conversión radical: solamente echando abajo la sólida estructura que regula la relación del hombre con la herramienta, podremos darnos unas herramientas justas. La herramienta justa responde a tres exigencias: es generadora de eficiencia sin degradar la autonomía personal; no suscita ni esclavos ni amos; expande el radio de acción personal. El hombre necesita de una herramienta con la cual trabajar, y no de instrumentos que trabajen en su lugar. Necesita de una tecnología que saque el mejor partido de la energía y de la imaginación personales, no de una tecnología que le avasalle y le programe.

Yo creo que se deben invertir radicalmente las instituciones industriales y reconstruir la sociedad completamente. Para poder ser eficiente y poder cubrir las necesidades humanas que determina, un nuevo sistema de producción debe también reencontrar nuevamente la dimensión personal y comunitaria. La persona, la célula de base, conjugando en forma óptima la eficacia y la autonomía, es la única escala que debe determinar la necesidad humana dentro de la cual la producción social es realizable.

El hombre quieto o en movimiento necesita de herramientas. Necesita de ellas tanto para comunicarse con el otro como para atenderse a sí mismo. El hombre que camina y se cura con sencillez no es el hombre que hace cien kilómetros por hora sobre la autopista y toma antibióticos. Pero ninguno de ellos puede valerse totalmente por sí mismo y depende de lo que le suministra su ambiente natural y cultural. La herramienta es, pues, el proveedor de los objetos y servicios que varían de una civilización a otra.

Pero el hombre no se alimenta únicamente de bienes y servicios, necesita también de la libertad para moldear los objetos que le rodean, para darles forma a su gusto, para utilizarlos con y para los demás."


I. Sacudir el árbol / II. Con sumo cuidado (plaquetas) - Martina Benitez Vibart





Ya están circulando por la ciudad, conmigo donde vaya, las plaquetas de mi segundo libro (inédito, en preparación y de pronta publicación, autogestionada), que consta de dos partes: I. Sacudir el árbol / II. Con sumo cuidado

dg: Daiana Silva @daianailustra 

Pronto más novedades.



Retrato do artista quando coisa - Manoel de Barros


A maior riqueza
do homem
é sua incompletude.
Nesse ponto
sou abastado.
Palavras que me aceitam
como sou
— eu não aceito.
Não aguento ser apenas
um sujeito que abre
portas, que puxa
válvulas, que olha o
relógio, que compra pão
às 6 da tarde, que vai
lá fora, que aponta lápis,
que vê a uva etc. etc.
Perdoai. Mas eu
preciso ser Outros.
Eu penso
renovar o homem
usando borboletas.



Fuente: Revista Bula



The Blossom - William Blake (1794)


Merry, merry sparrow!
Under leaves so green
A happy blossom
Sees you, swift as arrow
Seek your cradle narrow
Near my bosom

Pretty, pretty robin!
Under leaves so green
A happy blossom
Hears you sobbing, sobbing
Pretty, pretty robin
Near my bosom





El cuerpo utópico (fragmentos) - Michel Foucault (1966)


Mi cuerpo es el lugar irremediable al que estoy condenado. Después de todo, creo que es contra él y como para borrarlo por lo que se hicieron nacer todas esas utopías. El prestigio de la utopía, la belleza, la maravilla de la utopía, ¿a qué se deben? La utopía es un lugar fuera de todos los lugares, pero es un lugar donde tendré un cuerpo sin cuerpo, un cuerpo que será bello, límpido, transparente, luminoso, veloz, colosal en su potencia, infinito en su duración, desligado, invisible, protegido, siempre transfigurado; y es bien posible que la utopía primera, aquella que es la más inextirpable en el corazón de los hombres, sea precisamente la utopía de un cuerpo incorpóreo.  

Pero hasta el día en que siento dolor, en que se profundiza la caverna de mi vientre, en que se bloquean, en que se atascan, en que se llenan de estopa mi pecho y mi garganta. Hasta el día en que se estrella en el fondo de mi boca el dolor de muelas. Entonces, entonces ahí dejo de ser ligero, imponderable, etc.; me vuelvo cosa, arquitectura fantástica y arruinada.
No, realmente, no se necesita sortilegio ni magia, no se necesita un alma ni una muerte para que sea a la vez opaco y transparente, visible e invisible, vida y cosa; para que sea utopía basta que sea un cuerpo.  

El cuerpo es el punto cero del mundo, allí donde los caminos y los espacios vienen a cruzarse, el cuerpo no está en ninguna parte: en el corazón del mundo es ese pequeño núcleo utópico a partir del cual sueño, hablo, expreso, imagino, percibo las cosas en su lugar y también las niego por el poder indefinido de las utopías que imagino.   

Tal vez habría que decir también que hacer el amor es sentir su cuerpo que se cierra sobre sí, es finalmente existir fuera de toda utopía, con toda su densidad, entre las manos del otro. Bajo los dedos del otro que te recorren, todas las partes invisibles de tu cuerpo se ponen a existir, contra los labios del otro los tuyos se vuelven sensibles, delante de sus ojos semicerrados tu cara adquiere una certidumbre, hay una mirada finalmente para ver tus párpados cerrados. También el amor, como el espejo y como la muerte, apacigua la utopía de tu cuerpo, la hace callar, la calma, y la encierra como en una caja, la clausura y la sella. Por eso es un pariente tan próximo de la ilusión del espejo y de la amenaza de la muerte; y si a pesar de esas dos figuras peligrosas que lo rodean a uno le gusta tanto hacer el amor es porque, en el amor, el cuerpo está aquí.  





En el país donde resido, desde mi experiencia como espectadora y artista de la escena local...


Siento y creo que en Argentina hay una clara falta de reconocimiento de su arte, pasado y actual, de parte del Estado. Esto hace que haya una devaluación en la recepción y también en la producción del arte en particular y de lo cultural en general. Además, hay pocas actividades que promuevan el desarrollo de las habilidades artísticas para quienes residen en el país.
Se valora más el arte que viene de afuera, por no conocerse (por no ser reconocido y suficientemente difundido a nivel local) el que está hacia el interior del país.
Hay una falta de contención desde el Estado para con la cultura y el arte, y esto genera que haya menos artistas que puedan desarrollar su obra, desde los procesos y los ciclos que es necesario tener en cuenta para el trabajo creativo.

Y en este contexto, retomo una cita de Adrienne Rich:
"Y si somos escritores escribiendo antes que nada desde nuestro propio deseo y necesidad, si es un trabajo irresistible para nosotros, si en el escribir experimentamos ciertos tipos de poder y libertad que pueden no estar disponibles para nosotros de otras maneras - seguramente seguiría que querríamos hacer ese tipo de formar, moldear, nombrar, contar, accesible a cualquiera que lo pueda usar. Parecería tan solo natural para los escritores cuidar apasionadamente de lo literario, la educación pública, las bibliotecas públicas, y las oportunidades públicas en todas las artes. Aún más: si nos importa la libertad de la palabra, el lenguaje como corriente liberadora, si nos importa la imaginación, nos importa la justicia económica".

(en Arts of the Possible / Artes de lo posible. Ensayo, otoño 1997. Traducción propia)




Canto Nupcial (título provisorio) - Susana Thénon


Me he casado
me he casado conmigo
me he dado el sí
un sí que tardó años en llegar
años de sufrimientos indecibles
de llorar con la lluvia
de encerrarme en la pieza
porque yo -el gran amor de mi existencia-
no me llamaba
no me escribía
no me visitaba
y a veces
cuando juntaba yo el coraje de llamarme
para decirme: hola ¿estoy bien?
yo me hacía negar

llegué incluso a escribirme en una lista de clavos
a los que no quería conectarme
porque daban la lata
porque me perseguían
porque me acorralaban
porque me reventaban

al final ni disimulaba yo
cuando yo me requería

me daba a entender
finamente
que me tenía podrida

y una vez dejé de llamarme
y dejé de llamarme
y pasó tanto tiempo que me extrañé
entonces dije
¿cuánto hace que no me llamo?
añares
debe de hacer añares
y me llamé y atendí yo y no podía creerlo
porque aunque parezca mentira
no había cicatrizado
solo me había ido en sangre
entonces me dije: hola ¿soy yo?
soy yo, my dife, y añadí:
hae muchísimo que no sabemos nada
yo de mí ni mí de yo
¿quiero venir a casa?

sí, dije yo

y volvimos a encontrarnos
con paz

yo me sentía bien junto conmigo
igual que yo
que me sentía bien junto conmigo
y así
de un día para el otro
me casé y me casé
y estoy junto
y ni la muerte puede separarme




Susana Thénon (Buenos Aires, Argentina, 1935-1991). Poeta, traductora y fotógrafa, también escribió algunos ensayos.



Auguries of Innocence - William Blake



To see a World in a Grain of Sand
And a Heaven in a Wild Flower,
Hold Infinity in the palm of your hand
And Eternity in an hour.

A Robin Red breast in a Cage
Puts all Heaven in a Rage.
A Dove house fill'd with Doves & Pigeons
Shudders Hell thro' all its regions.
A dog starv'd at his Masters Gate
Predicts the ruin of the State.
A Horse misus'd upon the Road
Calls to Heaven for Human blood.
Each outcry of the hunted Hare
A fibre from the Brain does tear.
A Skylark wounded in the wing,
A Cherubim does cease to sing.
The Game Cock clip'd & arm'd for fight
Does the Rising Sun affright.
Every Wolf's & Lion's howl
Raises from Hell a Human Soul.
The wild deer, wand'ring here & there,
Keeps the Human Soul from Care.
The Lamb misus'd breeds Public strife
And yet forgives the Butcher's knife.
The Bat that flits at close of Eve
Has left the Brain that won't Believe.
The Owl that calls upon the Night
Speaks the Unbeliever's fright.
He who shall hurt the little Wren
Shall never be belov'd by Men.
He who the Ox to wrath has mov'd
Shall never be by Woman lov'd.
The wanton Boy that kills the Fly
Shall feel the Spider's enmity.
He who torments the Chafer's Sprite
Weaves a Bower in endless Night.
The Catterpiller on the Leaf
Repeats to thee thy Mother's grief.
Kill not the Moth nor Butterfly,
For the Last Judgment draweth nigh.
He who shall train the Horse to War
Shall never pass the Polar Bar.
The Begger's Dog & Widow's Cat,
Feed them & thou wilt grow fat.
The Gnat that sings his Summer's song
Poison gets from Slander's tongue.
The poison of the Snake & Newt
Is the sweat of Envy's Foot.
The poison of the Honey Bee
Is the Artist's Jealousy.
The Prince's Robes & Beggar's Rags
Are Toadstools on the Miser's Bags.
A Truth that's told with bad intent
Beats all the Lies you can invent.
It is right it should be so ;
Man was made for Joy & Woe ;
And when this we rightly know
Thro' the World we safely go.
Joy & Woe are woven fine,
A Clothing for the Soul divine ;
Under every grief & pine
Runs a joy with silken twine.
The Babe is more than swadling Bands ;
Throughout all these Human Lands
Tools were made, & Born were hands,
Every Farmer Understands.
Every Tear from Every Eye
Becomes a Babe in Eternity ;
This is caught by Females bright
And return'd to its own delight.
The Bleat, the Bark, Bellow & Roar
Are Waves that Beat on Heaven's Shore.
The Babe that weeps the Rod beneath
Writes Revenge in realms of death.
The Beggar's Rags, fluttering in Air,
Does to Rags the Heavens tear.
The Soldier, arm'd with Sword & Gun,
Palsied strikes the Summer's Sun.
The poor Man's Farthing is worth more
Than all the Gold on Afric's Shore.
One Mite wrung from the Labrer's hands
Shall buy & sell the Miser's Lands :
Or, if protected from on high,
Does that whole Nation sell & buy.
He who mocks the Infant's Faith
Shall be mock'd in Age & Death.
He who shall teach the Child to Doubt
The rotting Grave shall ne'er get out.
He who respects the Infant's faith
Triumphs over Hell & Death.
The Child's Toys & the Old Man's Reasons
Are the Fruits of the Two seasons.
The Questioner, who sits so sly,
Shall never know how to Reply.
He who replies to words of Doubt
Doth put the Light of Knowledge out.
The Strongest Poison ever known
Came from Caesar's Laurel Crown.
Nought can Deform the Human Race
Like to the Armour's iron brace.
When Gold & Gems adorn the Plow
To peaceful Arts shall Envy Bow.
A Riddle or the Cricket's Cry
Is to Doubt a fit Reply.
The Emmet's Inch & Eagle's Mile
Make Lame Philosophy to smile.
He who Doubts from what he sees
Will ne'er Believe, do what you Please.
If the Sun & Moon should doubt,
They'd immediately Go out.
To be in a Passion you Good may do,
But no Good if a Passion is in you.
The Whore & Gambler, by the State
Licenc'd, build that Nation's Fate.
The Harlot's cry from Street to Street
Shall weave Old England's winding Sheet.
The Winner's Shout, the Loser's Curse,
Dance before dead England's Hearse.
Every Night & every Morn
Some to Misery are Born.
Every Morn and every Night
Some are Born to sweet delight.
Some are Born to sweet delight,
Some are Born to Endless Night.
We are led to Believe a Lie
When we see not Thro' the Eye
Which was Born in a Night to perish in a Night
When the Soul Slept in Beams of Light.
God Appears & God is Light
To those poor Souls who dwell in Night,
But does a Human Form Display
To those who Dwell in Realms of day.



In Poems from MSS, 1803




Holy Thursday - William Blake


Is this a holy thing to see
In a rich and fruitful land,
Babes reduced to misery
Fed with cold and usurous hand?

Is that trembling cry a song?
Can it be a song of joy?
And so many children poor?
It is a land of poverty!

And their sun does never shine.
And their fields are bleak & bare.
And their ways are fill’d with thorns.
It is eternal winter there.

For where-e’er the sun does shine,
And where-e’er the rain does fall:
Babe can never hunger there,
Nor poverty the mind appall.



In Songs of Experience, 1794