El agua y los sueños - Gaston Bachelard (1942)


Creo que, desde que leo a Bachelard y a Nietzsche, cambié muchísimo.
Las diversas lecturas cambian la manera de ver y de interpretar el mundo que nos rodea.
La poesía y el lenguaje, en diferentes formas y materias, me hacen bien.
Y, cuando una pasión se vuelve obvia, no se puede negar.

Por eso, quiero invitar a que se sumerjan un poco en la lectura de un maravilloso autor...



"... Para la imaginación material la sustancia valorada puede actuar, aún en ínfima cantidad, sobre una gran masa de otras sustancias. Es la ley misma de la ensoñación de poder: tener un volumen pequeño, en el hueco de la mano, el medio de una dominación universal. Es, bajo la forma concreta, un ideal semejante al del conocimiento de una palabra clave, de la pequeña palabra que permite descubrir el más oculto de los secretos.
Sobre el tema dialéctico de la pureza y de la impureza del agua podemos ver esta ley básica de la imaginación material actuar en los dos sentidos, lo que nos asegura el carácter eminentemente activo de la sustancia: una gota de agua pura basta para purificar un océano; una gota de agua impura basta para ensuciar un universo. Todo depende del sentido moral de la acción elegida por la imaginación material; si sueña el mal, sabrá propagar la impureza, sabrá hacer que estalle el germen diabólico; si sueña bien, tendrá confianza en una gota de la sustancia pura, sabrá hacer que ella irradie pureza bienhechora. La acción de la sustancia es soñada como un devenir sustancial querido en la intimidad de la sustancia. Es, en el fondo, el devenir de una persona. Esta acción puede cambiar todas las circunstancias, superar todos los obstáculos, romper todas las barreras. El agua mala es insinuante, el agua pura es sutil. En ambos sentidos, el agua se ha vuelto una voluntad. Todas las cualidades usuales, todos los valores superficiales pasan al rango de propiedades subalternas, porque lo interior gobierna. La acción sustancial irradia desde un punto central, desde una voluntad condensada."

Gaston Bachelard, El agua y los sueños - Ensayo sobre la imaginación de la materia. Fondo de Cultura Económica, 2005. (Primera edición: L'eau et les rêves, 1942)



Baudelaire, flaneur...

Muestra de fotos de Steve McCurry (Buenos Aires - Marzo de 2010)

"Para el perfecto vagabundo, para el observador apasionado, hay un inmenso goce 
que consiste en elegir domicilio en el movimiento, sentirse en casa en cualquier parte.
Observador, paseante, filósofo, llamadle como querais. 
A veces es poeta, mas a menudo se aproxima al novelista o al moralista, 
es el pintor de circunstancias y de todo cuanto sugiera lo eterno."


“La multitud es su dominio, como el aire es al pájaro y al agua al pez. Su pasión y su profesión es casarse con la multitud. Para el perfecto flanêur, para el observador apasionado es un inmenso disfrute que elige domicilio en el nombre, en la ondulación, en el movimiento, en lo fugitivo e infinito. Estar fuera de su casa, y por otro lado sentirse en su casa; ver el mundo, estar en el centro del mundo y permanecer escondido del mundo, estos son algunos de los motivos de placer a un espíritu independiente, pasional, imparcial que la lengua puede difícilmente definir. El observador es un príncipe que juega siempre de incógnito. El amateur de la vida hace del mundo su familia... Así enamorado de la vida universal entra dentro la multitud como dentro una inmensa reserva de electricidad".

 Charles Baudelaire - "El pintor de la vida moderna", 1863.
  http://es.scribd.com/doc/7758786/baudelaire-charles-el-pintor-de-la-vida-moderna

Medianeras (2011), Daniel Johnston y una canción

El otro día ví una película: Medianeras, dirigida por Gustavo Taretto (2011)
Me gustó, más que nada, la fotografía. Las imágenes de la ciudad de Buenos Aires, muy representativas.
Imaginando conexiones posibles... entre microcosmos... en sincronía o no.

Aprovecho y dejo una nota sobre la película: http://www.dw.de/dw/article/0,,14843956,00.html




Y también me gustó mucho en especial una canción de la banda sonora.
La versión original es de Daniel Johnston, cantautor estadounidense nacido en 1961, y la canción es del año 1984 (parte del disco "Retired Boxer").


A su vez, encontré el trailer de un documental "The devil and Daniel Johnston", sobre Daniel Johnston, muy bueno.


Y dejo el link que me pasó un dibujante argentino, para ver la película online: http://www.sockshare.com/file/41E565975B3D4ED0#

Antes sólo había escuchado la versión de Wilco (de 1999), linda banda y gran reversión la que hicieron...

y por último, la versión por Beck



dijo Jim Jarmusch (cineasta independiente)



"Nada es original. Robá de cualquier lugar que te resuene inspiración o alimente tu imaginación. Devorá películas viejas, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones azarosas, arquitectura, puentes, señales de la calle, arboles, nubes, cuerpos del agua, luces y sombras. Seleccioná sólo cosas a robar, que le hablen directamente a tu alma. 
Si hacés esto, tu trabajo (y robo) será auténtico.
La autenticidad es invaluable; la originalidad, no-existente.
Y no te molestes en conciliar tu robo - celebrálo si lo sentís.
De cualquier manera, siempre recordá lo que dijo Jean-Luc Godard:
"No es de dónde sacás las cosas - es adónde las llevás." "

Jim Jarmusch
(Cineasta independiente estadounidense)