Escucha - Por Martina Benitez Vibart


Hoy mi amiga-cósmica me compartió esta foto


"Escribo porque nadie escucha"

Escuchar, mirar, escribir.
Pensar, reflexionar, imaginar.
Recién después, hablar.



Sismo - Martina Benitez Vibart



No. No da lo mismo.
Cada palabra, un sismo.

No me da lo mismo
un sentido u otro.
Nada me da lo mismo.

Todo dice.

Cada hacer,
cada sentir,
cada ser.

Nada da lo mismo.
Todo da
algo
distinto.



Este poema forma parte de Sismo, mi primer libro de poemas.



1995 - Martina Benitez Vibart



“Ayer que fue Sabado vino Sara a mi casa. Y nos re divertimos porque isimos una rayuela que me invente. Despues de jugar a la rayuela fuimos al kiosco de Alice porque yo tenia 60 centavos en el bolsillo de mi enterito escoses. Y Constanza me pidió un chicle y yo le dije que bueno. Despues al fin nos fuimos al kiosco. Y nos compramos casi todos chicles y una cajita de mani con chocolate. Despues íbamos a crusar la calle y casi más nos atropellaba un auto. Despues llegamos a mi casa y paseamos por el ... porque estábamos aburridas. Yo me comi casi toda la cajita de mani con chocolate no le deje comer casi ninguno a Sara. Y Sara me dijo “qué gorda!”. Pero a mi no me intereso porque el que lo dice lo es. Despues nos fuimos al Jardin de Infantes y escuyamos gritos entonces Sara quería investigar pero yo no porque tenia miedo. Despues fuimos a la puerta del Jardin y vimos una pelota de footbol que salió sola pero lo vimos con nuestros propios ojos hasique nos parecía que era un fantasma porque estaba la puerta serrada. Nos fuimos rápido a mi casa y nos olvidamos de ese tema. Asi era mejor porque nos tranquilisaba un poco. Despues jugamos a muchas mas cosas asta que se corto la luz un buen rato. Asique para ver nos teníamos que ir a fuera. Y después la vinieron a buscar a Sara y me re aburri cuando se fue. Y después volvió la luz.”


Fragmento de diario a los 8 años.