Sábado - Martina Benitez Vibart


El olor a asado
me recuerda a mi infancia.
Mi mamá hacía ensalada.
Mi papá cuidaba la carne.
Afuera, él escuchaba Radio Colonia.
Adentro, la música iba cambiando.
Yo cantaba y escribía en mi diario.

Por la tarde, venía alguna amiga.
Tomábamos chocolatada
y tostadas con dulce.
A la noche miraba una película.
Después, ya acostada,
sentía la exaltación.


Este poema forma parte de Sismo, mi primer libro de poemas.



No hay comentarios: