Go and catch a falling star - John Donne


Go and catch a falling star
BY JOHN DONNE

Go and catch a falling star,
    Get with child a mandrake root,
Tell me where all past years are,
    Or who cleft the devil's foot,
Teach me to hear mermaids singing,
Or to keep off envy's stinging,
            And find
            What wind
Serves to advance an honest mind.

If thou be'st born to strange sights,
    Things invisible to see,
Ride ten thousand days and nights,
    Till age snow white hairs on thee,
Thou, when thou return'st, wilt tell me,
All strange wonders that befell thee,
            And swear,
            No where
Lives a woman true, and fair.

If thou find'st one, let me know,
    Such a pilgrimage were sweet;
Yet do not, I would not go,
    Though at next door we might meet;
Though she were true, when you met her,
And last, till you write your letter,
            Yet she
            Will be
False, ere I come, to two, or three.


“Ve y coge una estrella fugaz;
fecunda a la raíz de mandrágora;
dime dónde está el pasado,
o quién hendió la pezuña del diablo;
enséñame a oír cómo canta la sirena,
a apartar el aguijón de la envidia,
y descubre
cual es el viento
que impulsa a una mente honesta.

Si has nacido para ver cosas extrañas,
cosas invisibles al ojo,
cabalga diez mil días y noches
hasta que la edad cubra de nieve tus cabellos.
Cuando retornes, me contarás
las extrañas maravillas que te acontecieron,
y jurarás
que en ningún lugar
vive una mujer justa y constante.

Si la encuentras, dímelo,
¡dulce peregrinación sería!
Pero no, porque no iría,
aunque fuera justo al lado;
aunque fiel, al encontrarla,
y hasta al escribir la carta,
sin embargo,
antes que fuera,
infiel con dos, o tres, fuera.”


“I am a little world made cunningly.”
― John Donne

https://www.goodreads.com/author/quotes/77318.John_Donne



Cada vez que decimos adiós - John Berger (ensayos 1978-1990)

"No puedo decirte qué hace el arte y cómo lo hace, pero sé que a menudo el arte ha juzgado a los jueces, vengado a los inocentes y enseñado al futuro los sufrimientos del pasado para que nunca se olviden. Sé también que en ese caso, los poderosos le temen al arte, cualquiera sea su forma, y que esa forma de arte corre entre la gente como un rumor y una leyenda porque encuentra un sentido que las atrocidades no encuentran, un sentido que nos une, porque es finalmente inseparable de la justicia. El arte, cuando obra de ese modo, se vuelve un espacio de encuentro de lo invisible, lo irreductible, lo imperecedero, el valor y el honor."

John Berger, en "Mineros" (1989), primer ensayo en el libro Cada vez que decimos adiós.


"Mineros británicos. Pintura de Knud Stampe."  

"Minero. Pintura de Solwei Stampe."



El maestro ignorante - Jacques Rancière (1987) / Fragmentos


"Para emancipar a otro es necesario estar emancipado uno mismo. Hay que conocerse a sí mismo como viajero del espíritu, igual a todos los demás viajeros, en cuanto sujeto intelectual que participa de la potencia común de los seres intelectuales."

"La única insignia que vale es la de la igualdad de las inteligencias. La enseñanza universal no es un método de mercenarios. Es verdad, seguramente, que los ambiciosos y los conquistadores son su ejemplo salvaje. Su pasión es una fuente inagotable de ideas y se ponen de acuerdo rápidamente y sin dudar, para dirigir a generales, sabios y financistas cuya ciencia ignoran. Pero lo que nos interesa no es ese efecto teatral. Aquello que los ambiciosos ganan en poder intelectual al no juzgarse a sí mismos como inferiores a nadie, lo vuelven a perder por considerarse superiores a todos. A nosotros nos interesa la exploración de los poderes de cada hombre cuando se considera igual a todos los demás, y a estos, iguales a él. Entendemos por voluntad ese retorno sobre sí del ser razonable que se conoce en la medida en que actúa. Es ese foco de racionalidad, esa conciencia y esa estima de sí como ser razonable en acto lo que alimenta el movimiento de la inteligencia. El ser razonable es antes que nada un ser que conoce su potencia, que no miente sobre ella."

"El principio del mal no se encuentra en el conocimiento erróneo del bien que es el fin de la acción, sino en la infidelidad a sí mismo. Conócete a ti mismo ya no quiere decir, a la manera platónica: conoce dónde está tu bien. Quiere decir: vuelve a ti mismo, a aquello en ti que no te puede engañar. Tu impotencia no es sino pereza para caminar. Tu humildad no es otra cosa que temor orgulloso de tropezar ante la mirada de los demás.Tropezar no es nada; lo malo es divagar, salirse de su camino, dejar de prestar atención a lo que se dice, olvidarse de lo que uno es. Toma, entonces, tu camino."

"La verdad es aquello que reúne, el error es desgarro y soledad.(...) el hombre es un ser que sabe muy bien cuando aquel que habla no sabe lo que está diciendo. (...) El pensamiento no se dice en verdad, sino que se expresa en veracidad."

Jacques Rancière, en "El maestro ignorante" (1987)