Calma - Martina Benitez Vibart


Escribir es mi manera de gritar.
Escribo porque no puedo gritar.
Para quien lea, esta es la mejor manera
de que escuche.

Interior.
Más que palabras, sinceras palabras,
que mueven nervios internos.
Suenan igual, pero resuenan diferente.
Para acariciar con palabras,
acariciar con la voz.
Y no gritar, sino hablar.

Gritar en el papel, para hablar mejor.
Mi voz en la tinta para aliviar por momentos,
el dolor que siento.

Y vuelvo a encontrar
mi alma en palabras.
En unas pocas cosas,
en personas y pensamientos
en gotas, en migas, en colores.
En pilchas que me regalaron
personas que quiero.

El silencio me vuelve a encontrar
después de la tormenta.
Calma.
Profunda tranquilidad esperada,
bien en el fondo, siempre conmigo.