Gilles Deleuze - En medio de Spinoza (1980-1981) - Editorial Cactus, 2013



"Es preciso que, en última instancia, sólo tengan relación con lo que aman".

De En medio de Spinoza (1980-1981). Capí­tulo V, El estatuto de los modos y el problema del mal. Gilles Deleuze. Editorial Cactus (2013)





dijo Lao Tsé


"Nature does not hurry, yet everything is accomplished."

"La naturaleza no tiene prisa, sin embargo todo se realiza".


Lao Tsé


Las ciudades y los intercambios - Ítalo Calvino


En Cloe, gran ciudad, las personas que pasan por las calles no se conocen. Al verse imaginan mil cosas las unas de las otras, los encuentros que podrían ocurrir entre ellas, las conversaciones, las sorpresas, las caricias, los mordiscos. Pero nadie saluda a nadie, las miradas se cruzan un segundo y después huyen, husmean otras miradas, no se detienen.

Pasa una muchacha que hace girar una sombrilla apoyada en su hombro, y también un poco la redondez de las caderas. Pasa una mujer vestida de negro que representa todos los años que tiene, con ojos inquietos bajo el velo y los labios trémulos. Pasa un gigante tatuado; un hombre joven con el pelo blanco; una enana; dos mellizas vestidas de coral. Algo corre entre ellos, un intercambio de miradas como líneas que unen una figura a la otra y dibujan flechas, estrellas, triángulos, hasta que todas las combinaciones en un instante se agotan, y otros personajes entran en escena: un ciego con un guepardo sujeto con cadena, una cortesana con abanico de plumas de avestruz, un efebo, una mujer descomunal. Así, entre quienes por casualidad se juntan para guarecerse de la lluvia bajo un soportal, o se apiñan debajo del toldo del bazar, o se detienen a escuchar la banda en la plaza, se consuman encuentros, seducciones, copulaciones, orgías, sin cambiar una palabra, sin rozarse con un dedo, casi sin alzar los ojos. Una vibración lujuriosa mueve continuamente a Cloe, la más casta de las ciudades. Si hombres y mujeres empezaran a vivir sus efímeros sueños, cada fantasma se convertiría en una persona con quien comenzar una historia de persecuciones, de simulaciones, de malentendidos, de choques, de opresiones, y el carrusel de las fantasías se detendría.


En Las ciudades invisibles (1972)



dijo J.D. Salinger / Traducción: Martina Benitez Vibart


“You’re not the first person who was ever confused and frightened and even sickened by human behavior. You’re by no means alone on that score, you’ll be excited and stimulated to know. Many, many men have been just as troubled morally and spiritually as you are right now. Happily, some of them kept records of their troubles. You’ll learn from them—if you want to. Just as someday, if you have something to offer, someone will learn something from you. It’s a beautiful reciprocal arrangement. And it isn’t education. It’s history. It’s poetry.”

(J.D. Salinger, “The Catcher in the Rye” / El guardián entre el centeno - 1951)



"No sos la primera persona que alguna vez se confundió y asustó e incluso se enfermó por el comportamiento humano. No estás solo/a bajo ningún contexto en ese punto, te sentirás excitado y estimulado de saberlo. Muchos, muchos seres humanos estuvieron así de complicados moral y espiritualmente como vos lo estás en este momento. Felizmente, algunos muntuvieron registro de sus problemas. Aprenderás de ellos - si así lo querés. Así como también algún día, si tenés algo para ofrecer, alguien aprenderá algo de vos. Es un maravilloso acuerdo recíproco. Y no es educación. Es historia. Es poesía".

Traducción: MBV.