-Mística Artística-



lunes, 18 de mayo de 2015

Destrucción - Por Carlos Drummond de Andrade


Los amantes se aman cruelmente
y con tanto amarse no se ven.
Uno se besa en el otro, reflejado.
¿Dos amantes qué son? Dos enemigos.

Los amantes son niños estropeados
por el mimo de amar: y no piensan
cuánto se pulverizan en el unirse
y cómo lo que era mundo vuelve a nada.

Nada, nadie. Amor, puro fantasma
que levemente los lleva, como la serpiente
se imprime en el recuerdo de su rastro.

Y quedan mordidos para siempre.
Dejan de existir, pero lo existido
continúa doliendo eternamente.


En Lección de cosas (1962)






No hay comentarios: