-Mística Artística-



lunes, 30 de junio de 2014

Guitarra negra, por Alfredo Zitarrosa (1977)

Guitarra negra, por Alfredo Zitarrosa (1977)

Introducción
Cómo haré para tomarte en mis adentros, guitarra... Cómo haré para que sientas mi torpe amor, mis ganas de sonarte entera y mía... Cómo se toca tu carne de aire, tu oloroso tacto, tu corazón sin hambre, tu silencio en el puente, tu cuerda quinta, tu bordón macho y oscuro, tus parientes cantores, tus tres almas, conversadoras como niñas... Cómo se puede amarte sin dolor, sin apuro, sin testigos, sin manos que te ofendan... Cómo traspasarte mis hombres y mujeres bien queridos, guitarra; mis amores ajenos, mi certeza de amarte como pocos... Cómo entregarte todos esos nombres y esa sangre, sin inundar tu corazón de sombras, de temblores y muerte, de ceniza, de soledad y rabia, de silencio, de lágrimas idiotas...

Allanamiento
Hoy anduvo la muerte buscando entre mis libros alguna cosa... Hoy por la tarde anduvo, entre papeles, averiguando cómo he sido, cómo ha sido mi vida, cuánto tiempo perdí, cómo escribía cuando había verduleros que venían de las quintas, cuando tenía dos novias, un lindo jopo, dos pares de zapatos, cuando no había televisión, ese mundo a los pies, violento, imbécil, abrumador, esa novela canallesca escrita por un loco... Hoy anduvo la muerte entre mis libros buscando mi pasado, buscando los veranos del 40, los muchachitos bajo la manguera, las siestas clandestinas, los plátanos del barrio, asesinados, tallados en el alma... Hoy anduvo la muerte revisando mi abono del tranvía, mis amigos, sus nombres, las noches del Café Montevideo, las encomiendas por la Onda con olor a estofado, revisando a mi padre, su Berreta, su Baldomir, revisando a mi madre, su hemiplejia, al Uruguay batllista, a Arístides querido, a mis anarcos queridos bajo bandera, bajo mortaja, bajo vinos y versos interminables... Hoy anduvo la muerte revisando los ruidos del teléfono, distintos bajo los dedos índices, las fotos, el termómetro, los muertos y los vivos, los pálidos fantasmas que me habitan, sus pies y manos múltiples, sus ojos y sus dientes, bajo sospecha de subversión... Y no halló nada... No pudo hallar a Batlle, ni a mi padre, ni a mi madre, ni a Marx, ni a Arístides, ni a Lenin, ni al Príncipe Kropotkin, ni al Uruguay ni a nadie... ni a los muertos Fernández más recientes... A mí tampoco me encontró... Yo había tomado un ómnibus al Cerro e iba sentado al lado de la vida... Pasé frente al Nocturno y la vida había pintado unos carteles... Pregunté en una esquina por la hora, y en la bolsa del hombre que me dijo la hora iba la vida, junto con su almuerzo... Hoy dejaré las puertas y las ventanas de mi casa abiertas... y la noche entrará por todas las ventanas de mi casa, por todas las ventanas de todo el barrio, por todas las ventanas de todos los cuarteles y de todas las cárceles, por todas las ventanas de los hospitales... la noche entrará, cabeceando, saltará para adentro, sombra a sombra a la luz del farol... y se echará en el piso como un perro... y aguardará hasta la madrugada... Hoy... dejaré las puertas y las ventanas de mi casa, abiertas, para siempre...

La casa
... Mi corazón está mejor sitiado que mi casa... mi casa, más cercada que mi barrio... mi barrio, cercado por mi Pueblo... En mi barrio vive el Presidente, cercado por un muro casi derrumbado...

Uruguay for export
Temblando, con el frontal partido por el marrón, por el marronero, cae sobre sus costillas, pesada como un mundo, la res... Cae con estrépito, de bruces sobre el cemento... balando al descuajarse su osamenta, ya sólo un pobre costillar enorme, ya sólo un pobre cuero y sangre, media tonelada de huesos astillados, hincados en toda esa vida temblorosa y atónita... Ahí se va alzando, como un pesado pingajo, atrapada por la pata por un gancho que le salta arriba, que la alza por un ojal abierto en el garrón de un cuchillazo en plena estupidez sentimental, en plena media tonelada de monstruoso dolor, incomprensible, absurdo, balando, plañidera y tonta, como un escarabajo que no piensa, mientras medita lentamente por qué duele tanto y por qué duele qué parte de quién que es ella misma, la res, abierta al descuartizamiento atroz por todas partes, que nunca habían dolido y que eran tantas partes, tan extensas... y que pastando nunca habían dolido... haciendo leche, esperma, músculos, crin y cuero y cornamenta viva, que eran la vida misma manando hacia sus adentros, vibrando tiernamente como un sol cálido hacia sus adentros... y nunca habían dolido... Ya está colgada... Las patas delanteras se enderezan, se endurecen y avanzan hacia adelante y hacia arriba, implorantes y fatalmente rígidas, rematadas en cortas pezuñas que hace un instante amasaban el barro del corral, el estiércol de otros cien balidos, dinosaurios del siglo de las máquinas, nacidos para morir de un marronazo... Ahora ya es carne azul colgada en la heladera: "Uruguay for export"... Aquella res, que murió de un marronazo, cayó y tembló todo el frigorífico... Aquella otra res que recibió el marronazo en plena frente, de dos dedos de espesor, mientras entraba al tubo desconfiando porque allí no había pasto, alcanzó a comprender que había otra res delante, balando, que ya se la llevaba el gancho... y cayó detrás, también, y el cemento tembló bajo esos huesos... Aquella otra res, que esquivó el marronazo y que cayó también, con un ojo reventado y una guampa partida, deshecha, también cayó y tembló la tierra, tembló el marrón, tembló el marronero; la res, murió temblando de dolor y de miedo... de un marronazo en plena frente "for export" del Uruguay...

Flor show (por vals)
En la punta del agua... una flor blanca, luminosa, de quince dólares, se hace chispa, se abulta, se diluye, chorrea entre otras flores más pequeñas, llora, se agita, la catapulta el chorro de agua y sube como bola en el aire... Está naciendo siempre, mientras el agua canta en esa fuente de la boîte... Entre aplausitos, al compás de la orquesta, blanda flor blanca, acuosa, nostalgiosa en el aire... subida en los aplausos como espitada, hendida, empitonada... gime y llora en la noche, tira estrellas bailando bajo el humo, renace, llora por el chorro azul-blanco de la fuente como si fuera planta que la cría -y que no es-... y sin embargo, así seguirá abriéndose, muriendo, hinchándose y flotando, mientras duren la noche, su belleza infantil de ingeniería, su blando corazón bajo el foquillo fijo y lechoso... el gringo, el chorro de agua a precio, el aire de importación, esas hembras, el mozo, esos señores...

Mis alas
... Hace un buen rato ya que doy trabajo y vengo acostumbrándome al desuso de mi alma, a la razón del enemigo, a mis sesenta cigarrillos diarios, a las malas costumbres de mis canciones, que de algún modo siempre fueron nuestras, vos lo sabés, Guitarra Negra... Hoy reanudo en un cómico enderezo la hora de ayer parada en su nostalgia… Me hacen sufrir las alas que me puse para volar, mas grito y se alzan, gimo y me acompañan, río y baten de a dos, como que están amándose y se odian sin embargo mis dos alas... se odian, se enderezan, se hacen amigas mías para llevarme por todas partes: allá está la canción, aquí la nada... más allá el Pueblo y más acá el Amor... Pero el Pueblo está también más acá... y antes estaba allá también, detrás del Pueblo el Pueblo... Hemos viajado por todos mis caprichos y el Pueblo osando (sic) el piso, amándose con alas como las mías... odiando su destino, odiándome y amándome sin alas, con millones de pies, con manos y cabezas y lenguas... y sus mil bocas dicen: "ahora, la suerte ya está echada..."

La mariposa
La mariposa viene hacia mí en la calle, en el aire húmedo, por el aire húmedo bailando, por el aire agobiante, ominoso, bailando en el aire caliente... y yo vi que no era a mí a quien buscaba sino a la muerte... y que no buscaba la muerte también vi, porque no era mariposa de la ciudad de hierro, ni nacida para eso... sino que era mariposa nada más, en la ciudad, presa y ya muerta de antemano, fatalmente... buscando en ese bailar loco y frágil un ala, un grano, una pizca de polen en el cemento... Porque la mariposa nace y no aprende nada hasta que muere en cualquier sitio, herida de muerte por su semana justa, por su tiempo preciso, por su sorbito de vida ya bebida... Eso no es tan triste... triste es ver su cadena de huevos en el hollín, depositados junto a un río de aceite, a la sombra de las altas paredes de cemento... Su cadena de huevos de seda...

Hago falta
Hago falta... yo siento que la vida se agita nerviosa si no comparezco, si no estoy... Siento que hay un sitio para mí en la fila, que se ve ese vacío, que hay una respiración que falta, que defraudo una espera... Siento la tristeza o la ira inexpresada del compañero, el amor del que me aguarda lastimado... falta mi cara en la gráfica del Pueblo, mi voz en la consigna, en el canto, en la pasión de andar, mis piernas en la marcha, mis zapatos hollando el polvo... los ojos míos en la contemplación del mañana... mis manos en la bandera, en el martillo, en la guitarra, mi lengua en el idioma de todos, el gesto de mi cara en la honda preocupación de mis hermanos.

Exhortación y propósitos
Cómo haré para tomarte en mis adentros, guitarra, guitarra negra... Dice Enrique, mi hermano, que hay cierto perro hundido que se lame mansamente y nos lame, lamiéndose, una herida quieta allá al fondo, sentado en su escalón... Y dice más mi hermano el otro Enrique, en Praga: dice que amarte con certeza, hacerte enteramente hembra, darte lo que de vida tengan mis urgencias, será amar más y más a Jaime; amarlo, más de veras... por su alma, su propio perro mordedor bajo el garrote, el cable, el puñetazo, la bolsa de arpillera, el plantón y el insulto... la olvidada mejilla que no ponen ni él ni nadie a golpear... sino con hambre y Rita y José Luis, por Gerardo y Raúl y Rosa y Sara y Mauricio... y por todos nuestros muertos... Y he sabido, guitarra, que este otro perro que criaste, ladrador, campesino, a veces manso o vigilante, que roe su propio hueso en la penumbra y gruñe... cual casi todo perro popular, vagará por tus anchas veredas, tus milongas sangrantes... hasta morir también... tal vez un día... de soledad y rabia... de ternura... o de algún violento amor; de amor... sin duda.




viernes, 27 de junio de 2014

Ernesto Sábato, en La Resistencia (2000)



"¿Quién podrá guiarnos hoy?, ¿quiénes son esos seres humanos que, como Juana de Arco o el pequeño David, convirtieron una historia con la sola ayuda de su fe y de su
coraje?
Así como en la muerte individual hay algo que sucede en el espíritu, y que da lugar a la aceptación de la muerte, es importante que nuestra cultura termine de deshojarse. Toda conversión, como la muerte misma, tiene un pasaje, un tiempo para abandonar los rasgos del pasado y aceptar la historia como se acepta la vejez. Hacernos cómplices del tiempo para que caigan los velos y se desnude la verdad simple. Si algo se les debe a los hombres es la posibilidad de que la verdad madure y se muestre una vez por entero, sin las distorsiones de la propaganda o de los oportunismos."

Ernesto Sábato, en La Resistencia (2000)


jueves, 26 de junio de 2014

"Anhedonia"



Anhedonia es la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Se considera una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros. 




Anhedonia, por Charly García

El tiempo vuelve a pasar 
pero no hay primavera en Anhedonia. 
El tiempo vuelve a llorar 
pero no hay primavera en Anhedonia. 
Y aunque las luces son suaves 
y el cine está aquí 
no hay nada que hacer de noche no pasa nada 
nada más que el tren. 
Un ángel vuela en París 
y un chico nace casi en Anhedonia 
Está tan lejos de aquí 
porque ella sólo vive en Anhedonia. 
Ella hizo un pacto de sangre 
a pesar de mí 
No tengo que volver 
sangre en la calle, calle 
No hay que vivir así. 
Porque antes que tu madre 
mucho antes que el dolor. 
El amor cambia tu sangre 
Porque la noche es tan suave 
y el tiempo feliz 
no tengo que hacer maletas 
no siento nada.



martes, 24 de junio de 2014

Michel Foucault (1926 – 1984) genio humano



Michel Foucault
(Poitiers, 15 de octubre de 1926 – París, 25 de junio de 1984) 

"Personalmente, nunca conocí a ningún intelectual. He conocido a gente que escribe novelas, otros que tratan a los enfermos; personas que trabajan en economía y otros que componen música electrónica. He conocido personas que enseñan, personas que pintan y personas de las cuales nunca he entendido lo que hacen. ¿Pero intelectuales? Nunca". 

Michel Foucault, Ética


Bibliografía
Maladie mentale et personnalité (1954; reed. en 1962) / Enfermedad mental y personalidad, Paidós, 2010.
Folie et déraison. Histoire de la folie à l'âge classique / Historia de la locura en la época clásica (1961).
Raymond Roussel (1963).
Naissance de la clinique. Une archéologie du regard médical (1963) / El nacimiento de la clínica. Una arqueología de la mirada médica
Les mots et les choses. Une archéologie des sciences humaines (1966) / Las palabras y las cosas: una arqueología de las ciencias humanas.
La pensée du dehors (1966) / El pensamiento del afuera, ensayo breve.
L'Archéologie du savoir (1969) / La arqueología del saber.
Sept propos sur le septième ange (1970) / Siete sentencias sobre el séptimo ángel , Arena Libros, 1999.
L'ordre du discours (1970) /El orden del discurso, discurso inaugural en el Collège de France.
«Nietzsche, la généalogie, l’histoire» (or. en Hommage à Jean Hyppolite, París, P.U.F., 1971, pp. 145-172) / Nietzsche, la genealogía, la historia, Valencia, Pre-Textos, 1988, 2000 {ISBN 84-85081-97-8}.
Ceci n'est pas une pipe (1973) / Esto no es una pipa, Anagrama, 2004.
Surveiller et punir (1975) / Vigilar y castigar, Siglo XXI y B. Nueva, 2012.
Microfisica del poder (1980).35
/ Histoire de la sexualité, 1. La volonté de savoir (1976) / Historia de la sexualidad, 1: La voluntad de saber, Siglo XXI, 2005
Histoire de la sexualité, 2. L’usage des plaisirs (1984) Historia de la sexualidad, 2: El uso de los placeres, Siglo XXI, 2005
Histoire de la sexualité, 3. Le souci de soi (1984). /Historia de la sexualidad, 3: La inquietud de sí, Siglo XXI, 2005
La peinture de Manet (1989), / La pintura de Manet Alpha Decay, Barcelona, 2004.
Dits et écrits (1994), 4 vols., recopilación de todos sus artículos y entrevistas.
Cours au Collège de France (1997 y ss.), 13 vols., por Gallimard-Le Seuil. Son:
Leçons sur la volonté de savoir, 2011 / Lecciones sobre la voluntad de saber (tr. Akal, 2013)
Théories et institutions pénales / Teorías e instituciones penales
La société punitive, 2013 / La sociedad punitiva
Le pouvoir psychiatrique, 2003 / El poder psiquiátrico (tr. Akal, 2005)
Les anormaux, 1999 (Akal, 2001) / Los anormales
«Il faut défendre la société», 1997 (Akal, 2003) / Traducido alternativamente como Hay que defender la sociedad, Defender la sociedad o también Genealogía del racismo
Sécurité, territoire, population, 2004 / Seguridad, territorio, población (Akal, 2008)
Naissance de la biopolitique, 2004 / Nacimiento de la biopolítica
Du gouvernement des vivants, 2012 / Del gobierno de los vivos
Subjectivité et vérité, 2014 / Subjetividad y verdad
L'Herméutique du sujet, 2001 / La hermenéutica del sujeto (Akal, 2005)
Le gouvernement de soi et des autres, 2008 / El gobierno de sí y de los otros, Akal 2011.
Le courage de la vérité. Le Gouvernement de soi et des autres, II, 2009. / El coraje de la verdad. El gobierno de sí y de los otros II
Génèse et structure de la Anthopologie de Kant, 2008 / Una lectura de Kant, Siglo XXI, 2010
Le beau danger, 2011 / Un peligro que seduce, Cuatro ed., 2012
La grande étrangère. À propos de littérature, 2013.











jueves, 19 de junio de 2014

Marea - Por Susana Villalba


Esa conspiración en el susurro
cuando nada dicen,
persiste el mar
y la piedra en deshacerse
resistiendo.
Quizá belleza
es esa colisión
eternamente fugaz.
Como el mar el deseo
es movimiento
que comienza donde parece
acabar.
Inútil seducción y sin embargo
la piedra se transforma.
En el amor
se sabe por el cuerpo
el límite del cuerpo.
Esa revelación
que acaba cuando comienza
a hablar.
Como arena arrebatada
por el agua
que toma y abandona
al mismo tiempo.
Querer ir más allá del mar
es el mar.
Ese murmullo que parece responder
es movimiento,
un rugido
como el fracaso siempre de un deseo
es el deseo.
Inútil preguntar la razón
que desconoce un corazón
de agua.
El mar como el sueño
rumorea en la orilla
restos
de la profundidad.
Porque nada dice
dice elmar:
que la verdad es agua
entre las manos
se sabe por tocar.


Susana Villalba (Buenos Aires, Argentina, 1957)
más sobre ella




lunes, 16 de junio de 2014

"el karma del instante" - lo dijo Lennon...




Instant Karma! (We All Shine On)
John Lennon

Lennon/Ono with the Plastic Ono Band

Single editado en febrero de 1970

Lado B: Who Has Seen the Wind? por Yoko Ono



Instant karma apareció luego en álbum en Shaved Fish, en 1975



domingo, 15 de junio de 2014

Ética y estética


Ética: una rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir.

Estética: ciencia de lo bello, a la que se agrega un estudio de la esencia del arte, y de sus relaciones con la belleza y los demás valores.


Diderot sobre la belleza:

«Situad la belleza en la percepción de las relaciones, y tendréis la historia de sus progresos
desde el nacimiento del mundo hasta nuestros días».

«El alma tiene el poder de unir las ideas que ha recibido separadamente...»



viernes, 13 de junio de 2014

Elephant Love Medley - Moulin Rouge (2001)

Del amor navegante - Por Leopoldo Marechal



Porque no está el Amado en el Amante
Ni el Amante reposa en el Amado,
Tiende amor su velamen castigado
Y afronta el ceño de la mar tonante.

Llora el Amor en su navío errante
Y la tormenta libra su cuidado,
Porque son dos: Amante desterrado
Y Amado con perfil de navegante.

Si fuesen uno, Amor no existiría
Ni llanto ni bajel ni lejanía,
Sino la beatitud de la azucena.

¡Oh amor sin remo, en la Unidad gozosa!
¡Oh círculo apretado de la rosa!
Con el número Dos nace la pena.


En Sonetos a Sophia (1940)
Leopoldo Marechal (Buenos Aires, Argentina, 1900-1970)





martes, 10 de junio de 2014

canción-hallazgo de hoy : "Soul meets body"



"quiero vivir donde el alma se encuentra con el cuerpo..."


I want to live where soul meets body
And let the sun wrap its arms around me
And bathe my skin in water cool and cleansing
And feel, feel what its like to be new

Cause in my head there’s a greyhound station
Where I send my thoughts to far off destinations
So they may have a chance of finding a place
where they’re far more suited than here

And I cannot guess what we'll discover
When we turn the dirt with our palms cupped like shovels
But I know our filthy hands can wash one another’s
And not one speck will remain

And I do believe it’s true
That there are roads left in both of our shoes
But if the silence takes you
Then I hope it takes me too
So brown eyes I hold you near
Cause you’re the only song I want to hear
A melody softly soaring through my atmosphere

Where soul meets body
Where soul meets body
Where soul meets body

And I do believe it’s true
That there are roads left in both of our shoes
But if the silence takes you
Then I hope it takes me too
So brown eyes I hold you near
Cause you’re the only song I want to hear
A melody softly soaring through my atmosphere
A melody softly soaring through my atmosphere
A melody softly soaring through my atmosphere
A melody softly soaring through my atmosphere



viernes, 6 de junio de 2014

dijo Bresson...



"Es provechoso que lo que encuentras no sea lo que esperabas. Curiosidad, excitación por lo inesperado."

Robert Bresson (en Notas sobre el cinematógrafo, 1975)


jueves, 5 de junio de 2014

I WANDERED lonely as a cloud - William Wordsworth (1804)


          I WANDERED lonely as a cloud
          That floats on high o'er vales and hills,
          When all at once I saw a crowd,
          A host, of golden daffodils;
          Beside the lake, beneath the trees,
          Fluttering and dancing in the breeze.

          Continuous as the stars that shine
          And twinkle on the milky way,
          They stretched in never-ending line
          Along the margin of a bay:                                
          Ten thousand saw I at a glance,
          Tossing their heads in sprightly dance.

          The waves beside them danced; but they
          Out-did the sparkling waves in glee:
          A poet could not but be gay,
          In such a jocund company:
          I gazed--and gazed--but little thought
          What wealth the show to me had brought:

          For oft, when on my couch I lie
          In vacant or in pensive mood,                            
          They flash upon that inward eye
          Which is the bliss of solitude;
          And then my heart with pleasure fills,
          And dances with the daffodils.
                                                           
                                                                        1804.


Un día erraba solitario como una nube
que flota en las alturas sobre valles y colinas,
cuando de pronto vi una muchedumbre,
un ejército de narcisos dorados;
junto al lago, bajo los árboles,
se estremecían y bailaban en la brisa.

Sin interrupción, como las estrellas que brillan
y titilan en la vía láctea, se extendían como una línea infinita
a lo largo de las márgenes de aquella ensenada;
de una sola mirada vi más de diez mil narcisos,
que movían sus cabezas en animada danza.

También las olas danzaban a su lado, pero ellos
estaban más contentos que las brillantes olas.
Un poeta sólo podía sentirse alegre
en tan jovial compañía;
yo miraba  y miraba: pero no sabía aún
cuánta riqueza me había proporcionado esta visión.

Porque muchas veces, cuando descanso en mi lecho,
ocioso o pensativo,
vuelven repentinamente a brillar ante ese ojo interior
que es la felicidad de los solitarios;
y mi alma se llena entonces de deleite,
y danza con los narcisos.


(Traducción de J.R. Wilcock en Clásicos Jackson “Poetas Líricos Ingleses” Selección de Ricardo Baeza y Estudio preliminar de Silvina Ocampo, 1966, 439 pgs., p.175).



William Wordsworth (Inglaterra, 1770-1850)


miércoles, 4 de junio de 2014

Ya no - Idea Vilariño


Ya no será,
ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú
Ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.



lunes, 2 de junio de 2014