-Mística Artística-



viernes, 25 de abril de 2014

Sobre mi relación con los libros - Por Alexander Kluge (2007)


"Los libros que más admiro no los poseo. Vivo con ellos. Los libros comunican los siglos entre sí. Eso me parece digno de confianza. No hay ningún medio, salvo el libro, que reúna autores tan dignos de confianza como los que tienen dos mil años. (...) Como verán, el modo en que trato a los libros que amo no puede compararse al cuidado de una biblioteca. En mi casa paterna los libros estaban ordenadísimos en un llamado cuarto de caballeros: las guerras napoleónicas en tres tomos (una edición de lujo), las obras completas de Shakespeare en tafilete rojo (traídas por mi madre al matrimonio, jamás leídas por ninguno de los cónyuges), muchas biografías, muchas novelas. Si uno espiaba detrás del lomo de los libros encontraba textos indecorosos. El cuarto no estaba pensado para la lectura, sino para jugar al bridge, y para una ronda de bebedores nocturnos. El ataque aéreo que destruyó la casa el 8 de abril de 1945 puso fin a ese buen orden. Nunca más en mi vida volví a intentar erigirlo. Hay que leer con atención las escrituras en la pared, las señales premonitorias, los signos de la época. Son definitivos. Y son libros. Aunque no tengan el aspecto de una biblioteca."

Alexander Kluge, en "Las historias salen de la punta del lápiz. Sobre mi relación con los libros, en 2500 carácteres" (publicado en Neue Zürcher Zeitung el 1° de diciembre de 2007...)
En El contexto de un jardín. Discursos sobre las artes, la esfera pública y la tarea de autor.
Traducido por: Carla Imbrogno (Caja Negra Editora, 2014)
http://www.cajanegraeditora.com.ar/libro/el-contexto-de-un-jardín

Alexander Kluge (Halberstadt, 1932) sobrevivió al bombardeo que destruyó su ciudad natal en 1945. Ya en Berlín, en su juventud fue colaborador de T.W. Adorno y comenzó su carrera cinematográfica como asistente de Fritz Lang. Pocos años más tarde se erigió como “padre” del Nuevo Cine Alemán, movimiento que revitalizó el cine de su país y que posibilitó el surgimiento de directores como R. W. Fassbinder, Werner Herzog y Wim Wenders. Es fundador de la productora de televisión DCTP, en la que realiza contenidos culturales originales para la televisión.


jueves, 17 de abril de 2014

Sólo mata el engaño - Por Juana Bignozzi (2000)


SÓLO MATA EL ENGAÑO

Consagré y consagraron mi vida
a tareas que se cumplirán sin mí

no veré morir a mi madre
no conoceré el delirio por un hombre
no viviré en la revolución


Juana Bignozzi
En La ley tu ley (Adriana Hidalgo editora, 2000)


domingo, 13 de abril de 2014

Oh my love - John Lennon (con George)






dijo Ortega y Gasset


El hombre demasiado "cultivado" y "socializado", que vive de una cultura ya falsa, necesita absolutamente de... otra cultura, es decir, de una cultura auténtica. Pero ésta no puede iniciarse sino desde el fondo sincerísimo y desnudo del propio yo personal. Tiene, pues, que volver a tomar contacto consigo mismo. Mas su yo culto, la cultura recibida, anquilosada y sin evidencia se lo impide. Esa cosa que parece tan fácil -ser sí mismo- se convierte en un problema terrible. El hombre se ha distanciado y separado de sí merced a la cultura: ésta se interpone entre el verdadero mundo y su verdadera persona. No tiene, pues, más remedio que arremeter contra esa cultura, sacudírsela, desnudarse de ella, para ponerse de nuevo ante el universo en carne viva y volver a vivir de verdad.
(1933)
En torno a Galileo
José Ortega y Gasset



lunes, 7 de abril de 2014

La higuera, por Juana de Ibarbourou


Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises,
yo le tengo piedad a la higuera.

En mi quinta hay cien árboles bellos,
ciruelos redondos,
limoneros rectos
y naranjos de brotes lustrosos.

En las primaveras,
todos ellos se cubren de flores
en torno a la higuera.

Y la pobre parece tan triste
con sus gajos torcidos que nunca
de apretados capullos se viste...

Por eso,
cada vez que yo paso a su lado,
digo, procurando
hacer dulce y alegre mi acento:
«Es la higuera el más bello
de los árboles todos del huerto».

Si ella escucha,
si comprende el idioma en que hablo,
¡qué dulzura tan honda hará nido
en su alma sensible de árbol!

Y tal vez, a la noche,
cuando el viento abanique su copa,
embriagada de gozo le cuente:

¡Hoy a mí me dijeron hermosa!


miércoles, 2 de abril de 2014

el sábado y las plantas


el sábado
vino la mamá de una amiga
a nuestra casa.
cuando vió nuestras plantas dijo
"tienen buena mano para las plantas"

me alegró que lo piense
y más me alegró que lo diga