-Mística Artística-



lunes, 30 de julio de 2012

El juego en que andamos - Por Juan Gelman (1956-1958)


Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.

Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.

Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

jueves, 26 de julio de 2012

más


semilla por semilla
palabra tras palabra


golpe a golpe
ladrillo sobre ladrillo

se construye un mundo...

martes, 24 de julio de 2012

Volcán - Por Martina Benitez


Adentro, algo
quiere salir.
Afuera, todo pasa
antes y después.
No todo está dicho

Silencio.

Quizás duela más.
Sentir es humano

Erupción.

Liberar y dejar
que el aire entre.
Aire que cambia.



jueves, 19 de julio de 2012

momentos

cada momento
un nuevo pensamiento

movimiento
no me miento
intento


fuego


Campo, sierras, mar
soñaba?
Pasto, rocas, agua

Verde, tierra, cielo

Fuego,
calidez humana
Naturaleza, fuerza
ritmo, música...

cuerpos, almas
animando,
avivando
llamas
Movimiento
que quema

sensación
que
retorna

domingo, 15 de julio de 2012

Don Quixote


Hoy me topé con una versión de "Don Quixote de la Mancha", por Miguel de Cervantes (editado por Emecé en 1957), ilustrada por Salvador Dalí (la primera parte, y la segunda parte, ilustrada por Carlos Alonso)

Dejo acá plasmada una parte que me gustó mucho, que está en el Capítulo XXVII:
¿Quién menoscaba mis bienes?
       Desdenes.
¿Y quién aumenta mis duelos?
       Los celos.
¿Y quién prueba mi paciencia?
       Ausencia.
De ese modo, en mi dolencia
ningún remedio se alcanza,
pues me matan la esperanza
desdenes, celos y ausencia.
¿Quién me causa este dolor?
       Amor.
¿Y quién mi gloria repugna?
       Fortuna.
¿Y quién consiente en mi duelo?
       El cielo.
De ese modo, yo recelo
morir deste mal estraño,
pues se aumentan en mi daño
amor, fortuna y el cielo.
¿Quién mejorará mi suerte?
       La muerte.
Y el bien de amor, ¿quién le alcanza?
       Mudanza.
Y sus males, ¿quién los cura?
       Locura.
De ese modo, no es cordura
querer curar la pasión,
cuando los remedios son
muerte, mudanza y locura.

jueves, 12 de julio de 2012

niebla


niebla
falta claridad?
dónde está el umbral?

creer poder ver
observar, mirar

lluvia, siesta...
cielo, miedo?

de adentro
tu propio hacer
no destruyas
tu obrar construye

en-si-misma-da

tomá tu vida,
empapáte de ella
con cariño

querer obrar
no es poder
sino querer
amor profundo

reflejo, reflexión...
espejo, especulación?

reflejar...
respirar?

la mirada
íntima
dialoga
con la diversidad



sábado, 7 de julio de 2012

tener calle (y plaza)



Un día más de la semana, uno de esos viernes soleados, que por ser un día lindo es mucho más alegre que cualquier otro viernes. Aún siendo una tarde de invierno, hay aire de primavera y no hay ni una nube.
Como cualquier estudiante que tiene tiempo libre entre una cosa y otra, en pleno centro, ella fue a la plaza frente a Tribunales, a leer, antes de ir a la facultad después del trabajo. Siempre le pasa lo mismo cada vez que va a una plaza, no puede encontrar el lugar exacto donde sentirse cómoda como en el jardín de su casa. En cada lugar donde se instala siente una molestia, algo que no la deja concentrarse. Pero este día, encontró su lugar.
Estaba sentada en el pasto, disfrutando de Marx con un lindo clima, mitad a la sombra y mitad al sol, ni mucho calor ni mucho frío, cuando sintió que alguien se sentó a su lado, y percibió que no solo de un lado sino de los dos había personas. Al levantar la cabeza estaba rodeada de chicas de doce, trece años aproximadamente, que la empezaron a intimidar con preguntas como: ¿Me enseñás a leer?, ¿Cómo se lee?, ¿Vos sos como todos los que vienen por acá, que se visten todas las chicas igual?... Ella les respondía de la mejor manera que podía, hasta que le preguntaron el nombre y se los escribió, las chicas lo leyeron, y, acto seguido escribieron sus nombres en la tapa de sus apuntes: Tati... Yaque... Sole... Ceci... Ahí ella supo que sabían leer y escribir. De a poco, fue entablando una buena conversación con ellas, y se dio cuenta de cómo le tomaban el pelo estas chicas (de unos años menos, pero con mucha más “calle”). Sabían leer, pero la mayoría ya no iba al colegio, y pasaban sus tardes en la plaza, en la calle o en las boleterías de subte pidiendo monedas.
La charla no duro más de quince minutos. Amigos de lejos, les gritaban, desde el otro lado de la plaza: “Molestas, ¡déjenla en paz a la chica!”. Sin embargo, a ella no le molestaba para nada, al contrario, le hubiera gustado compartir más tiempo con ellas, conociéndolas.
Esa tarde no fue simplemente una más para ella, aunque Tati, Yaque, Sole y Ceci siempre están por ahí, todas las tardes.


Plaza de Tribunales, Ciudad de Buenos Aires.
Septiembre 2006. 

viernes, 6 de julio de 2012

Tristes guerras - Por Miguel Hernández


Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

Cancionero y romancero de ausencias (1938–1941)
Miguel Hernández (1910-1942)





"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"
Pablo Neruda


jueves, 5 de julio de 2012

de pájaros... que vuelan alto


Blackbird


Free as a bird



Spread your wings and fly away

Three little birds (canción por Bob Marley - Versión de Gilberto Gil)