-Mística Artística-



viernes, 29 de junio de 2012

mareas

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
—¡Ayúdame a mirar!



Ando Hiroshige
http://www.hiroshige.org.uk/
(Edo, actual Tokio, 1797 – ídem, 1858)


pensando en el mar... 
el agua y quienes nadan
navegan, flotan
o se ahogan

mareas
emprender
un nuevo viaje
navegar

miércoles, 27 de junio de 2012

El Nadador - Por Héctor Viel Temperley


El  Nadador

Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.
Soy el hombre que quiere ser aguada
para beber tus lluvias
con la piel de su pecho.
Soy el nadador, Señor, bota sin pierna bajo el cielo
para tus lluvias mansas,
para tus fuertes lluvias,
para todas tus aguas.
Las aguas como lonjas de una piel infinita,
las aguas libres y las de los lagos,
que no son más que cielos arrastrados
por tus caídos ángeles.
Soy el nadador, Señor, soy el hombre que nada.
Tuyo es mi cuerpo, que hasta en las más bajas
aguas de los arroyos
se sostiene vibrante,
como en medio del aire.
Mi cuerpo que se hunde
en transparentes ríos
y va soltando en ellos
su aliento, lentamente,
dándoselo a aspirar
a la corriente.
Soy el nadador, Señor, el hombre que nada
hasta las lluvias
de su infancia,
que a las tardes crecían
entre sus piernas salpicadas
como alto y limpio pajonal que aislaba
las casonas
y desde sus paredes
celestes se ensanchaba.
Soy el nadador, Señor, el hombre que nada
por la memoria de las aguas
hasta donde su pecho
recuerda las pisadas,
como marcas de luz, de tus sandalias.
Y recuerda los días cuando el cielo
rodaba hasta los ríos como un viento
y hacía el agua tan azul que el hombre
entraba en ella y respiraba.
Soy el hombre que nada hasta los cielos
con sus largas miradas.
Soy el nadador, Señor, sólo el hombre que nada.
Gracias doy a tus aguas porque en ellas
mis brazos todavía
hacen ruido de alas.


Héctor Viel Temperley, Bs As.
1933 - 1987
Junio 2012: 25º aniversario de su muerte

sábado, 23 de junio de 2012

como Alicia


Momentos que no tuve,
recuerdos que inventé
imaginé
imaginé hasta creer
y cuando algo me gustaba
me lo apropiaba
hasta en mis sueños
y hablaba con Dios
o con la almohada
buscaba…
quería ser Alicia
entre maravillas
en este mundo
y como Alicia
abrir un mundo de maravillas
jugar y preguntar
conocer y querer saber
soñar...
como dijo una loba,
“Date a volar”

jueves, 21 de junio de 2012

tanto...

esto es muy bueno,
demasiado bueno
tan bueno que cuesta creerlo...
y sí, es así...
el amor, es maravilloso

tanto amor
hace que quieras
volar, y hacer
volar

mucho odio
hace que quieras
sofocar, y hacer 
sofocar

un poco es demasiado
para quien está
del otro lado

miércoles, 20 de junio de 2012

Caminar... y pequeñas virtudes

"Tal vez tuviéramos que prolongar el más breve de los paseos, con imperecedero espíritu de aventura, para no volver nunca, dispuestos a que sólo regresasen a nuestros afligidos reinos, como reliquias, nuestros corazones embalsamados."
 Henry David Thoreau / Caminar

 "El alma de una caminata es la libertad, la libertad perfecta de pensar, sentir y hacer exactamente lo que uno quiera."
William Hazlitt/ Dar un paseo

 "La vida rara vez tendrá premios y castigos. Con frecuencia, los sacrificios no tienen ningún premio, y a menudo, las malas acciones no son castigadas, al contrario, a veces son espléndidamente recompensadas con éxito y dinero. Por eso es mejor que nuestros hijos sepan desde la infancia que el bien no recibe recompensa y el mal no recibe castigo, y que, sin embargo, es preciso amar el bien y odiar el mal, y no es posible dar una explicación lógica de esto."
Natalia Ginzburg/ Las pequeñas virtudes

martes, 19 de junio de 2012

No te salves (Mario Benedetti) en El lado oscuro del corazón (película)



No te salves, por Mario Benedetti

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

domingo, 17 de junio de 2012

"Fumando espero" (dos versiones) - Gardel / Los Cocineros (2010)



Fumando espero
Letra: Félix Garzo y J. Viladomat
Música: Juan V. Masanas
Año:1922

Fumar es un placer
genial, sensual.
Fumando espero
al hombre que yo quiero,
tras los cristales
de alegres ventanales.
Y mientras fumo,
mi vida no consumo
porque flotando el humo
me suelo adormecer.
Tendida en mi sofá,
fumar y armar,
ver a mi amado,
feliz y enamorado,
sentir sus labios
besar con besos sabios.
Y el devaneo
sentir con más deseo,
cuándo sus ojos siento
sedientos de pasión.
Por eso estando mi bien
es mi fumar un edén.
Dame el humo de tu boca,
dame que quiero pasión provoca.
Corre que quiero enloquecer
de placer,
sintiendo ese calor
del humo embriagador
que acaba por prender
la llama ardiente del amor.
La hora de inquietud
con él no es cruel,
sus espirales son sueños celestiales,
y forman nubes
que hacia la gloria suben
y envueltas en ella,
su chispa es una estrella,
que luce clara y bella
con límpido fulgor.

viernes, 15 de junio de 2012

Concepciones y ensueños - Por Martina Benitez Vibart


No había muchas palabras
Más bien, silencios
Sensibles…
Sentidos, sinceros.

Había música, colores…
Alegría.
Movimiento, actividad
Juegos…

Porqué creía yo
Que me aburría
no sé

Verde, juguetes
Bicicletas, pelotas y libros
Hora del té
Lana y tejidos, en invierno
Sol y pileta, en verano
Y poca Tevé.

tres y trés
en una pequeña casa
con un gran jardín

Una madre amorosa
Silenciosa y amorosa
Reservada, pero muy sensible

Presente,
Oportuna
pocas palabras,
muchos lindos gestos.
Tranquila y sencilla
Dulce hogar, es cuando ella está...

Martina Benitez
7 de mayo de 2012

martes, 12 de junio de 2012

La última inocencia - Pizarnik - "ensueños rezagados..."

La última inocencia

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!







Noche

Tal vez esta noche no es noche,
debe ser un sol horrendo, o
lo otro, o cualquier cosa.
¡Qué sé yo! Faltan palabras,
falta candor, falta poesía
cuando la sangre llora y llora!

¡Pudiera ser tan feliz esta noche!
Si sólo me fuera dado palpar
las sombras, oír pasos,
decir "buenas noches" a cualquiera
que pasease a su perro,
miraría la luna, dijera su
extraña lactescencia tropezaría
con piedras al azar, como se hace.

Pero hay algo que rompe la piel,
una ciega furia
que corre por mis venas.
¡Quiero salir! Cancerbero del alma.
¡Deja, déjame traspasar tu sonrisa!
¡Pudiera ser tan feliz esta noche!

Aún quedan ensueños rezagados.
¡Y tantos libros! ¡Y tantas luces
¡Y mis pocos años! ¿Por qué no?
La muerte está lejana. No me mira.
¡Tanta vida, Señor!
¿Para qué tanta vida?

De "La última inocencia" 1956

jueves, 7 de junio de 2012

Periodismo... por Félix Laiño

"Gráfico o audiovisual, el periodismo es uno solo. El profesional que lo ejerce no debe cultivar el vedetismo cuando escribe, ni el histrionismo cuando habla. La libertad de prensa está limitada en su ejercicio, por la responsabilidad, que consiste en no confundir información con interpretación; ni interpretación con opinión. La información es la materia prima del conocimiento. La interpretación no debe confundir el suceso con el proceso. La opinión conduce al conocimiento, a través de la comprensión reflexiva, sin confundir ideales con ideologías, ni sentimientos con intereses. La injuria y la calumnia son armas prohibidas, la investigación periodística está al servicio de la justicia, no la suplanta."


del boletín por la Academia Nacional del Periodismo
presidida por el profesor Félix Laiño

miércoles, 6 de junio de 2012

Ray Bradbury (1920-2012)

“La ciencia ficción es cualquier idea que ocurre en la cabeza y no existe aún, pero lo hará, cambiará todo para todos y nada volverá a ser lo mismo de nuevo. Ni bien tenés una idea que cambia una pequeña parte del mundo, estás escribiendo ciencia ficción. Es el arte de lo posible, nunca lo imposible.”

 "Yo leí todo en la biblioteca. Todo. Sacaba como 10 libros por semana, unos centenares de libros por año. Literatura, poesía, teatro; todos los grandes cuentos cortos... ¡todos! Me recibí de la biblioteca cuando tenía 28 años. Allí me educé. No en la universidad."



"Cuando alguien muere, no necesariamente lloramos por ellos, sino que a veces lloramos por las cosas que hacía. Lloramos porque nunca más volvería a hacerlas. Lloramos por las pinturas que nunca nacieron, por los escritos que nunca se crearon... Como los niños se aferran a los objetos familiares, por muy fríos y muertos que estén, sin importarles lo que ha ocurrido o lo que puede ocurrir."

 "Siempre había una minoría que tenía miedo de algo, y una gran mayoría que tenía miedo de la oscuridad, miedo del futuro, miedo del presente, miedo de ellos mismos y de las sombras de ellos mismos."

‎"La gran diversión en mi vida ha sido levantarme cada mañana y correr a la máquina de escribir porque alguna nueva idea se me había ocurrido", declaró el escritor en 2000, cuando celebró sus 80 años.


Ray Bradbury (1920-2012)

domingo, 3 de junio de 2012

Gaston Bachelard y "la poética de la ensoñación" ...


III. Ensoñaciones e infancia

"La infancia ve el mundo ilustrado, el mundo con sus primeros colores, verdaderos."

"Para entrar en los tiempos fabulosos hay que ser serio como un niño soñador. La fábula no divierte, encanta. Hemos perdido el lenguaje encantador. Henry Thoreau escribió: "Parecería que en la edad madura no hacemos más que languidecer para decir los sueños de nuestra infancia, y éstos se desvanecen de nuestra memoria antes de que hayamos podido aprender su lenguaje."
Para volver a encontrar el lenguaje de las fábulas hay que participar del existencialismo de lo fabuloso, volverse en cuerpo y alma un ser admirativo, reemplazar ante el mundo percepción por admiración. Admirar para recibir los valores de lo que se percibe. Y en el pasado mismo, admirar el recuerdo."

Gaston Bachelard, en "La poética de la ensoñación" (1960)



viernes, 1 de junio de 2012

"Infancia", por Alejandra Pizarnik (1965)

Hora en que la yerba crece
en la memoria del caballo.
El viento pronuncia discursos ingenuos
en honor de las lilas,
y alguien entra en la muerte
con los ojos abiertos
como Alicia en el país de lo ya visto.


de Los trabajos y las noches (1965)