-Mística Artística-



lunes, 28 de septiembre de 2009

Países Nórdicos

El término países nórdicos se aplica a cinco estados soberanos situados en la Europa Septentrional: Finlandia, Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia.

La expresión países nórdicos es equivalente a Escandinavia, en la acepción más amplia de este último término. El cual, en sentido propio, sólo corresponde a los estados de la Península Escandinava: Noruega y Suecia. Sin perjuicio de que también se use para señalar a todos los países en que se habla lenguas originarias de dicha península, a saber: Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia.

Finlandia, si bien no tiene vínculos étnicos ni lingüísticos con los demás países denominados nórdicos, es considerada como uno de ellos por cuestiones de índole histórica (fue parte de Suecia por casi ocho siglos) y cultural.

Todas las banderas de estos países tienen el mismo diseño (la llamada Cruz escandinava), variando de color en cada caso, lo que refleja la unidad histórica y cultural que poseen.

Se suele usar como símbolo de los países nórdicos la imagen de cinco cisnes volando en la misma dirección, cada uno representando una nación.

Los cinco países nórdicos conforman el Consejo Nórdico (Nordiska rådet), organización interparlamentaria de cooperación, la cual incluye además a las regiones autónomas de las Islas Feroe, Groenlandia y Åland. El símbolo del Consejo es un cisne blanco con ocho alas sobre un círculo azul, que a su vez se encuentra sobre un fondo blanco.

También (sobre todo Suecia y Noruega) son llamados "países verdes" por cuidar notablemente la ecología.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Ilusão (Ilusión) - Marisa Monte & Julieta Venegas




Uma vez eu tive uma ilusão
E não soube o que fazer
Não soube o que fazer
Com ela
Não soube o que fazer
E ela se foi
Porque eu a deixei
Por que eu a deixei?
Não sei
Eu só sei que ela se foi

Mi corazón desde entonces
La llora diario
No portão
Por ella no supe que hacer
y se me fue
Porque la deje
¿Por que la deje?
No sé
Solo sé que se me fue

Sei que tudo o que eu queria
Deixei tudo o que eu queria
Porque não me deixei tentar
Vivê-la feliz

É a ilusão de que volte
O que me faça feliz
Faça viver

Por ella no supe que hacer
Y se me fue
Porque la deje
¿Por que la deje?
No sé
Solo sé que se me fue

Sei que tudo o que eu queria
Deixei tudo o que eu queria
Porque não me deixei tentar
Viver-la feliz

Sei que tudo o que eu queria
Deixei tudo o que eu queria
Porque no me dejo
Tratar de ser la feliz

Porque la deje
¿Por que la deje?
No sé
Solo sé que se me fue

viernes, 25 de septiembre de 2009

Calendario Maya



El miércoles 30 hay una charla sobre el Calendario Maya en La Tribu. Vean el flyer si les interesa:



Las civilizaciones antiguas de Meso América desarrollaron calendarios escritos precisos y de estos el calendario de los mayas es el más sofisticado. Fue el centro de su vida y su mayor logro cultural. Su precisión deriva del hecho de que se basa en una cuenta continua e ininterrumpida de los días (llamados Kin en maya) a partir de un día cero inicial. A lo largo de la historia los pueblos han sentido la necesidad de contar con un punto fijo donde iniciar sus cálculos del tiempo. Con este fin, generalmente se ha determinado el punto inicial o bien usando un evento histórico (el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo) o por un evento hipotético (la fecha de la creación del mundo). Los mayas también descubrieron la necesidad de tal fecha y así, probablemente usando un evento astronómico significativo, ubicaron ese día inicial el 13 de agosto de 3114 a.C.

El conocimiento ancestral del calendario guiaba la existencia de los mayas a partir del momento de su nacimiento y era muy poco lo que escapaba a la influencia calendárica. Sabemos que los mayas llevaban varias cuentas calendaricas independientes de los Kin que estaban sincronizadas, siendo las de 260 y 365 días las más importantes. Las cuentas mayas de los días se escriben combinando números con glifos.


Fuente: http://www.mayacalendar.com/mayacalendar/loscalendariosmayas.html

jueves, 24 de septiembre de 2009

Calendario Republicano francés

Los días del año
En lugar de asociarse un santo a cada día, como ocurre en el calendario de la Iglesia católica, cada día se asocia con una planta, un animal o una herramienta.

Otoño
Vendémiaire
(22 de septiembre ~ 21 de octubre)

1. Raisin (uva)
2. Safran (azafrán)
3. Châtaigne (castaña)
4. Colchique
5. Cheval (caballo)
6. Balsamine (balsamina)
7. Carotte (zanahoria)
8. Amaranthe (amaranto)
9. Panais
10. Cuve (tinaja)
11. Pomme de terre (patata)
12. Immortelle
13. Potiron (calabaza)
14. Réséda (reseda)
15. Âne (asno)
16. Belle de nuit
17. Citrouille (calabaza)
18. Sarrasin
19. Tournesol (girasol)
20. Pressoir (lagar)
21. Chanvre (cáñamo)
22. Pêche (melocotón)
23. Navet (nabo)
24. Amarillis
25. Bœuf (buey)
26. Aubergine (berenjena)
27. Piment (pimiento)
28. Tomate (tomate)
29. Orge (cebada)
30. Tonneau (tonel)

Brumaire
(22 de octubre ~ 20 de noviembre)

1. Pomme (manzana)
2. Céleri (apio)
3. Poire (pera)
4. Betterave (remolacha)
5. Oie (oca)
6. Héliotrope (heliótropo)
7. Figue (higo)
8. Scorsonère
9. Alisier
10. Charrue (arado)
11. Salsifis (salsifí)
12. Macre
13. Topinambour (batata)
14. Endive (endibia)
15. Dindon (pavo)
16. Chervis
17. Cresson (berro)
18. Dentelaire
19. Grenade (granada)
20. Herse (rastrillo)
21. Bacchante
22. Azerole
23. Garance
24. Orange (naranja)
25. Faisan (faisán)
26. Pistache (pistacho)
27. Mahjonc
28. Coing (membrillo)
29. Cormier
30. Rouleau (rodillo)

Frimaire
(21 de noviembre ~ 20 de diciembre)

1. Raiponce
2. Turneps
3. Chicorée (achicoria / escarola)
4. Nèfle (níspero)
5. Cochon (cerdo)
6. Mâche (milamores)
7. Chou-fleur (coliflor)
8. Miel (miel)
9. Genièvre (enebro)
10. Pioche (pico)
11. Cire (cera)
12. Raifort (rábano picante)
13. Cèdre (cedro)
14. Sapin (abeto)
15. Chevreuil (corzo)
16. Ajonc (aulaga)
17. Cyprès (ciprés)
18. Lierre (hiedra)
19. Sabine (sabina)
20. Hoyau
21. Erable (arce)
22. Bruyère (brezo)
23. Roseau (caña)
24. Oseille (acedera)
25. Grillon (grillo)
26. Pignon (piñón)
27. Liège (corcho)
28. Truffe (trufa)
29. Olive (olivo)
30. Pelle (pala)

Invierno
Nivôse
(21 de diciembre ~ 19 de enero)

1. Tourbe (turba)
2. Houille (carbón)
3. Bitume (betún)
4. Soufre (azufre)
5. Chien (perro)
6. Lave (lava)
7. Terre végétale (tierra vegetal)
8. Fumier (estiércol)
9. Salpêtre (salitre)
10. Fléau
11. Granit (granito)
12. Argile (arcilla)
13. Ardoise (pizarra)
14. Grès (gres)
15. Lapin (conejo)
16. Silex (sílex)
17. Marne
18. Pierre à chaux (piedra de cal)
19. Marbre (mármol)
20. Van
21. Pierre à plâtre (piedra de yeso)
22. Sel (sal)
23. Fer (hierro)
24. Cuivre (cobre)
25. Chat (gato)
26. Étain (estaño)
27. Plomb (plomo)
28. Zinc (zinc)
29. Mercure (mercurio)
30. Crible

Pluviôse
(20 de enero ~ 18 de febrero)

1. Lauréole
2. Mousse (musgo)
3. Fragon
4. Perce-neige (quitanieves)
5. Taureau (Toro)
6. Laurier thym (Laurel de Tomillo)
7. Amadouvier
8. Mézéréon
9. Peuplier
10. Coignée
11. Ellébore
12. Brocoli (brócoli)
13. Laurier (Laurel)
14. Avelinier
15. Vache (vaca)
16. Buis
17. Lichen (liquen)
18. If (tejo)
19. Pulmonaire
20. Serpette
21. Thlaspi
22. Thimele
23. Chiendent
24. Trainasse
25. Lièvre (liebre)
26. Guède
27. Noisetier (avellano)
28. Cyclamen
29. Chélidoine
30. Traîneau

Ventôse
(19 de febrero ~ 20 de marzo)

1. Tussilage
2. Cornouiller
3. Violier
4. Troène
5. Bouc (macho cabrío)
6. Asaret
7. Aloterne
8. Violette (violeta)
9. Marceau
10. Bêche
11. Narcisse (narciso)
12. Orme
13. Fumeterre
14. Vélar
15. Chèvre (cabra)
16. Épinard (espinaca)
17. Doronic
18. Mouron
19. Cerfeuil
20. Cordeau
21. Mandragore (mandrágora)
22. Persil
23. Cochiéaria
24. Pâquerette
25. Thon (atún)
26. Pissenlit
27. Sylve
28. Capillaire
29. Frêne (fresno)
30. Plantoir

Primavera
Germinal
(21 de marzo ~ 19 de abril)

1. Primevère (Primavera -flor)
2. Platane (plátano)
3. Asperge (espárrago)
4. Tulipe (tulipán)
5. Poule (gallina)
6. Bette
7. Bouleau
8. Jonquille (junquillo)
9. Aulne
10. Couvoir
11. Pervenche
12. Charme
13. Morille
14. Hêtre
15. Abeille (abeja)
16. Laitue (lechuga)
17. Mélèze (alerce)
18. Ciguë
19. Rábano (rábano)
20. Ruche
21. Gainier
22. Romaine
23. Marronnier
24. Roquette
25. Pigeon (paloma)
26. Lilas (lila)
27. Anémone (anémona)
28. Pensée (pensamiento)
29. Myrtille (marmota)
30. Greffoir

Floréal
(20 de abril ~ 19 de mayo)

1. Rose
2. Chêne (roble)
3. Fougère
4. Aubépine
5. Rossignol (ruiseñor)
6. Ancolie
7. Muguet
8. Champignon (champiñón)
9. Hyacinthe (jacinto)
10. Râteau
11. Rhubarbe (ruibarbo)
12. Sainfoin
13. Bâton-d'or
14. Chamerops
15. Ver à soie (gusano de seda)
16. Consoude (consuelda)
17. Pimprenelle
18. Corbeille d'or
19. Arroche
20. Sarcloir
21. Statice
22. Fritillaire
23. Bourrache
24. Valériane (valeriana)
25. Carpe (carpa)
26. Fusain
27. Civette
28. Buglosse
29. Sénevé
30. Houlette (armuelle)

Prairial
(20 de mayo ~ 18 de junio)

1. Luzerne (alfalfa)
2. Hémérocalle (lirio de día)
3. Trèfle (trébol)
4. Angélique
5. Canard (pato)
6. Mélisse (melisa)
7. Fromental
8. Martagon
9. Serpolet
10. Faux
11. Fraise (fresa)
12. Bétoine
13. Pois (guisante)
14. Acacia
15. Caille
16. Œillet
17. Sureau
18. Pavot
19. Tilleul
20. Fourche
21. Barbeau
22. Camomille (camomila)
23. Chèvrefeuille
24. Caille-lait
25. Tanche
26. Jasmin (jazmín)
27. Verveine
28. Thym
29. Pivoine (peonía)
30. Chariot

Verano
Messidor
(19 de junio ~ 18 de julio)

1. Seigle
2. Avoine (avena)
3. Oignon (cebolla)
4. Véronique
5. Mulet (mula)
6. Romarin (romero)
7. Concombre (pepino)
8. Échalote
9. Absinthe (absenta)
10. Faucille
11. Coriandre
12. Artichaut (alcachofa)
13. Girofle
14. Lavande (lavanda)
15. Chamois
16. Tabac (tabaco)
17. Groseille (grosella)
18. Gesse
19. Cerise (cereza)
20. Parc
21. Menthe (menta)
22. Cumin (comino)
23. Haricot (judía)
24. Orcanète
25. Pintade (caparrones)
26. Sauge (salvia)
27. Aïl (ajo)
28. Vesce (algarroba)
29. Blé (trigo)
30. Chalémie

Thermidor
(19 de julio ~ 17 de agosto)

1. Épeautre
2. Bouillon blanc
3. Melon (melón)
4. Ivraie
5. Bélier (carnero)
6. Prêle
7. Armoise
8. Carthame
9. Mûre
10. Arrosoir
11. Panis (pan)
12. Salicorne
13. Abricot (albaricoque)
14. Basilic (albahaca)
15. Brebis (oveja)
16. Guimauve
17. Lin (lino)
18. Amande (almendra)
19. Gentiane (Genciana)
20. Écluse
21. Carline
22. Câprier (alcaparra)
23. Lentille (lenteja)
24. Aunée
25. Loutre
26. Myrte
27. Colza
28. Lupin (altramuz)
29. Coton (algodón)
30. Moulin (molino)

Fructidor
(18 de agosto ~ 16 de septiembre)

1. Prune (ciruela)
2. Millet
3. Lycoperdon
4. Escourgeon (cebada)
5. Saumon (salmón)
6. Tubéreuse
7. Sucrion
8. Apocyn
9. Réglisse
10. Échelle (escala)
11. Pastèque
12. Fenouil
13. Épine vinette
14. Noix (nuez)
15. Truite (trucha)
16. Citron (limón)
17. Cardère
18. Nerprun
19. Tagette
20. Hotte
21. Églantier
22. Noisette (avellana)
23. Houblon
24. Sorgho
25. Écrevisse (cangrejo de río)
26. Bigarade
27. Verge d'or
28. Maïs (maíz)
29. Marron (castaña)
30. Panier (cesta)

Abolición

El calendario fue abolido porque la Iglesia católica se opuso fuertemente a él como un intento de quitar toda influencia cristiana del calendario, porque tener una semana laboral de diez días dejaba menos descanso a los trabajadores (un día de cada diez en lugar de un día de cada siete), porque el equinoccio era una fecha móvil para empezar el año (una increíble fuente de confusión para casi todos) y porque era incompatible con los ritmos seculares de las ferias y los mercados agrícolas.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Spinetta en Vélez el 4 de diciembre

Spinetta y un festejo por los 40 años de Almendra

Si algo faltaba para completar el esquema de shows para este último tramo del año era el anuncio de un regreso a todo trapo de Luis Alberto Spinetta en un repaso de su historia musical.

Aunque aún ninguna productora lo confirmó, el 4 de diciembre el Flaco Spinetta festejaría sus cuarenta años de carrera discográfica (en coincidencia con el aniversario del primer álbum de Almendra), con un gran show en el estadio de Vélez, en el que recorrería toda su carrera, acompañado por una gran cantidad de músicos invitados. El recorrido iría desde su actual tiempo solista hacia atrás, pasando por las distintas bandas que formó.

Podemos soñar entonces con ver en el escenario de Liniers la reunión de Invisible, Pescado Rabioso y sí, los cuatro integrantes de Almendra. A cruzar los dedos.


Fuente: Diario La Nación.
Sección de Espectáculos.
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1176668&origen=NLEsp

martes, 15 de septiembre de 2009

Ofrendas Urbanas

Les propongo escuchar "Ofrendas Urbanas", programa de radio alternativo sobre arte, teatro y cultura en general! Está los jueves de 21 a 22 hs en La Tribu FM 88.7,
www.fmlatribu.com

Pueden visitar el blog del programa cliqueando sobre el título del post.
www.ofrendasurbanas.blogspot.com

Vero Del Vecchio
Diego Kordaros
Georgina Díaz
Nacho Hernández

Un grupo de amigos copados que proponen otra manera de ver a la ciudad, buscando matices especiales en experiencias que rompen con el esquema de lo cotidiano y rutinario en la inmensa vorágine urbanizada. Hay toques personales en todo... podés plasmar tu visión, tu manera creativa de mirar a la ciudad y sus diversos personajes.
Dejá tu ofrenda para no ser un simple ciudadano más sino un "ofrendero urbano".

Definición de OFRENDA: Dádiva o presente que se ofrece con respeto,gratitud o amor.


Podés mandar tu "ofrenda urbana" por mail a: ofrendasurbanas@gmail.com

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mapa de Medios en Argentina

Vean cómo todo lo que se ve, se escucha y se dice, se concentra en las manos de unas pocas empresas...



El siguiente texto me llegó por mail, y me gustaría compartirlo:
Durante los últimos días se ha estado armando y desarmando información sobre una nueva LEY DE ¨CONTROL¨ de MEDIOS, como la llama CLARIN, llamado a su vez ¨El gran diario argentino¨. Es una ley de la cual poco se habla en raíz y mucho se ¨dice¨ que hará. Los medios, principalmente los que son propiedad de clarin (o sea casi todos) solo publican titulares para desvirtuar el contenido de esta ley o desviar la atención de lo que trata en realidad (Propongo revisar los titulares de clarin retrospectivamente y veran como es uno más envenenado que el otro, disparando hacia el gobierno que esta impulsando la nueva ley)
Pero esta ley no solo es impulsada por el gobierno sino por muchisimas organizaciones y fundaciones y periodistas que reclaman más posibilidad de ACCESO a la informacion.

Propongo entonces ofrecer los 21 puntos básicos de la ley que intenta democratizar, desmonopolizar, ofrecer MAS trabajo NACIONAL tanto a actores, como a periodistas, artistas, trabajadores de radio y television, etc. LEY que por lo demas no ha sido IDEA del gobierno, si no que se ha venido trabajando desde distintos sectores a lo largo y ancho del país. LEY que fundamentalmente perjudica al grupo monopólico más importante del país, el grupo CLARIN.

Simpatices o no con el gobierno se trata de algo de suma importancia en la era y el país que vivimos, y que necesita mas que nunca tu participación ACTIVA en la defensa del DERECHO AL TRABAJO Y A LA LIBRE INFORMACION Y EXPRESION.

INICIATIVA CIUDADANA POR UNA LEY DE RADIODIFUSIÓN PARA LA DEMOCRACIA - 21 PUNTOS

1.- Toda persona tiene derecho a investigar, buscar, recibir y difundir informaciones, opiniones e ideas, sin censura previa, a través de la radio y la televisión, en el marco del respeto al Estado de derecho democrático y los derechos humanos.

2.- La radiodifusión es una forma de ejercicio del derecho a la información y la cultura y no un simple negocio comercial. La radiodifusión es un servicio de carácter esencial para el desarrollo social, cultural y educativo de la población, por el que se ejerce el derecho a la información.
3.- Se garantizará la independencia de los medios de comunicación. La ley deberá impedir cualquier forma de presión, ventajas o castigos a los comunicadores o empresas o instituciones prestadoras en función de sus opiniones, línea informativa o editorial, en el marco del respeto al estado de derecho democrático y los derechos humanos. También estará prohibida por ley la asignación arbitraria o discriminatoria de publicidad oficial, créditos oficiales o prebendas.
4.- Las frecuencias radioeléctricas no deben transferirse, venderse ni subastarse. Nadie debe apropiarse de las frecuencias. Las frecuencias radioeléctricas pertenecen a la comunidad, son patrimonio común de la humanidad, y están sujetas por su naturaleza y principios a legislaciones nacionales así como a tratados internacionales. Deben ser administradas por el Estado con criterios democráticos y adjudicadas por períodos de tiempo determinado a quienes ofrezcan prestar un mejor servicio. La renovación de las licencias estará sujeta a audiencia pública vinculante.
5.- La promoción de la diversidad y el pluralismo debe ser el objetivo primordial de la reglamentación de la radiodifusión. El Estado tiene el derecho y el deber de ejercer su rol soberano que garanticen la diversisdad cultural y pluralismo comunicacional. Eso implica igualdad de género e igualdad de oportunidades para el acceso y participación de todos los sectores de la sociedad a la titularidad y gestión de los servicios de radiodifusión.
6.- Si unos pocos controlan la información no es posible la democracia. Deben adoptarse políticas efectivas para evitar la concentración de la propiedad de los medios de comunicación. La propiedad y control de los servicios de radiodifusión deben estar sujetos a normas antimonopólicas por cuanto los monopolios y oligopolios conspiran contra la democracia, al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno ejercicio del derecho a la cultura y a la información de los ciudadanos.
7.- El público tendrá derecho a acceder a una información plural, así como a la diversidad cultural. Para ello se deberá garantizar la indemnidad intelectual y estética de los trabajadores de la comunicación y de todos aquellos que participan en la producción de bienes culturales.
8.- En los casos de una integración vertical u horizontal de actividades ligadas, o no, a la comunicación social, se deberán establecer regulaciones que promuevan el pluralismo, respeten las incumbencias profesionales y derechos intelectuales de los artistas y demás trabajadores de la comunicación y el espectáculo.
9.- Deberá mantenerse un registro público y abierto de licencias. El registro deberá contener los datos que identifiquen fehacientemente a los titulares de cada licencia, y los integrantes de sus órganos de administración además de las condiciones bajo las cuales fue asignada la frecuencia. Las localizaciones radioeléctricas no previstas en los planes técnicos deberán ser puestas en disponibilidad a pedido de parte con la sola demostración de su viabilidad técnica.
10.- No podrán ser titulares de licencias de servicios de radiodifusión ni integrantes de sus órganos directivos, quienes ocupen cargos electivos oficiales nacionales, provinciales o municipales, funcionarios públicos de los distintos poderes, miembros de las Fuerzas Armadas y de seguridad, como así tampoco aquellos que hayan tenido participación comprometida con violaciones a los derechos humanos.
11.- Existen tres tipos de prestadores de servicios de radiodifusión: públicos, comerciales y comunitarios de organizaciones de la Sociedad Civil sin fines de lucro. Quedará prohibido todo tipo de discriminación o cercenamiento a causa de la naturaleza jurídica de la organización propietaria, en cuanto a potencia, cantidad de frecuencias disponibles o limitaciones a los contenidos. Todos los servicios de radiodifusión podrán contratar publicidad en igualdad de condiciones, ya que así se respetan los derechos humanos económicos, sociales y culturales.
12.- Los medios estatales deberán ser públicos y no gubernamentales. Deberán proveer una amplia variedad de programación informativa, educativa, cultural, de ficción y de entretenimiento garantizando la participación ciudadana y la atención a las necesidades de la población. En todas las regiones del país se destinará una frecuencia a la recepción gratuita del canal de TV pública nacional y de Radio Nacional; y de igual forma se reservará al menos una frecuencia para una radio y una emisora de TV provincial y una emisora de FM municipal . Los servicios de la radiodifusión universitaria constituyen un sistema público de gestión autónoma y se reservará no menos de una frecuencia de radiodifusión a cada una de las Universidades públicas nacionales.
13.- Los planes técnicos deberán reservar al menos el 33% de frecuencias, en todas las bandas, para entidades sin fines de lucro. En estos casos tendrá que prevalecer como criterio de asignación de frecuencias el plan de servicios y la inserción de las entidades en su comunidad.
14.- La ley establecerá cuotas que garanticen la difusión sonora y audiovisual de contenidos de producción local, nacional y propia. Esto implica producción realizada por actores, músicos, directores, periodistas, artistas, investigadores y técnicos argentinos, y reglamentará la obligación de inversión en producción propia y en la compra de derecho de antena de películas nacionales.
15.- La explotación de los servicios de radiodifusión es indelegable y debe ser prestada por el propio titular de la licencia.
16.- Las repetidoras y cadenas deben ser una excepción a la regla de modo tal de priorizar el pluralismo y la producción propia y local, salvo para las emisoras estatales de servicio público o la emisión de acontecimientos de carácter excepcional.
17. La publicidad sonora y audiovisual será de total producción nacional y deberá siempre diferenciarse de los contenidos de la programación, no estará incluida en esta, se difundirá en tandas claramente identificadas al inicio y al final por la señal distintiva del medio y no inducirá a estafas y engaños a la comunidad.
18. Los sistemas de distribución de señales deberán incluir en su grilla de canales las emisoras de TV de aire de la localidad, el canal público nacional y un canal con producción informativa local y propia.
19. La autoridad de aplicación deberá respetar en su constitución el sistema federal y estará integrada además por organizaciones de la sociedad civil no licenciatarias y por representantes de las entidades representativas de los trabajadores de los medios y de las artes audiovisuales.
20.- Se creará la figura de la "Defensoría del público", con delegaciones en las provincias, que recibirá y canalizará las inquietudes de los habitantes de la Nación. Deberá incluirse un capítulo que garantice los derechos del público. Estos podrán ser ejercidos directamente por los habitantes de la Nación o a través de la defensoría del público.
21. En la nueva ley se deberá contemplar la normalización de los servicios de radiodifusión atendiendo a las necesidades de aquellos impedidos de acceder a una licencia por las exclusiones históricas de la ley 22.285 y la administración arbitraria de las frecuencias por parte del Estado nacional.

Cliqueen sobre el mapa para verlo más grande.

martes, 8 de septiembre de 2009

Neoliberalismo, medios de comunicación y democracia - Por Ricardo Forster

Neoliberalismo, medios de comunicación y democracia
Por Ricardo Forster *


“El espectáculo se presenta como una enorme positividad indiscutible e inaccesible. No dice nada más que esto: ‘lo que aparece es bueno, lo bueno es lo que aparece’. La actitud que por principio exige es esa aceptación pasiva que ya ha obtenido de hecho gracias a su manera de aparecer sin réplica, gracias a su monopolio de las apariencias.” Guy Debord

1 En el mismo momento histórico en el que caía el Muro de Berlín y se desplomaba como un castillo de naipes el sistema soviético, cuando casi atónitos contemplamos la apertura de una época que de un modo arrollador se deshacía de imágenes, lenguajes políticos, ideologías y prácticas que habían convulsionado y apasionado durante más de un siglo a hombres y mujeres de las geografías más diversas y distantes, lo que emergió como exponente de una nueva época del mundo fue la forma neoliberal del capitalismo tardío.

Las últimas décadas del siglo XX estuvieron atravesadas por la hegemonía de un discurso que se ufanaba de haber concluido, de una vez y para siempre, con las disputas ideológicas, al mismo tiempo que afirmaba la llegada de un tiempo articulado alrededor de la economía de mercado y de la democracia liberal. Fin de la historia y muerte de las ideologías para desplazarse, ahora, por los espacios rutilantes del consumo, el reino de las mercancías y el goce hedonista. Los escenarios, ya antiguos, de las conflictividades políticas y sociales serían pacientemente reconstruidos en los nuevos museos temáticos, sitios interactivos en los que el visitante de estos tiempos poshistóricos podría contemplar aquello que sucedía en los días ideologizados. La paz del mercado desplazó, eso se anunció a los cuatro vientos, las oscuras turbulencias de una historia dominada por el conflicto y la intransigencia de los incontables, de esas masas anónimas, oscuras y resentidas que regresarían a ese sitio del que nunca debieron haber salido. Las tradiciones del igualitarismo fueron a parar al vertedero de la historia. Hizo su aparición triunfal el nuevo ciudadano-consumidor, figura arquetípica de un clivaje hiperindividualista en el interior de la sociedad, ese que se desplazaría con fervor de iniciado por los santuarios de las metrópolis contemporáneas: los shopping centers.

Pero lo que también comenzó a ser desmontado, junto con el vertiginoso giro de la economía de producción a la economía de especulación, fue el imaginario social que acompañó el tiempo del capitalismo bienestarista, aquel que hizo, a partir de la segunda posguerra, del Estado un referente insustituible a la hora de articular las relaciones entre el capital y el trabajo (del New Deal rooseveltiano, pasando por nuestra experiencia de un Estado de Bienestar bajo el primer peronismo hasta llegar a la edad de oro del bienestarismo socialdemócrata europeo, ese modelo fue lo propio de un largo período de la historia del siglo XX que sería brutalmente desmontado por el neoliberalismo allí donde inició su derrumbe el modelo, ya fracasado desde tiempo antes, del socialismo autoritario de la URSS, dejándole al capital, de todos modos, las manos libres para convertirse en el amo de la nueva situación mundial). El pasaje de la metáfora fabril a la metáfora financiera (adiós a las chimeneas y a los sindicatos, bienvenidos los yuppies de Wall Street, las carteras de inversores, la flexibilización laboral y el trabajo basura) vino a expresar la bancarrota de prácticas que remitían a una época esclerosada; puso en evidencia que estábamos en presencia de una mutación fundamental del capitalismo, y que esa mutación no iba a detenerse hasta resemantizar la totalidad de los lenguajes sociales, económicos, políticos y culturales.

Dicho de otra manera: el neoliberalismo, su lógica más profunda y decisiva, se dirigía hacia una transformación revolucionaria del conjunto de la vida social. En esa tarea de desmontaje de las viejas formas de vida y de representación, seguida de la construcción de una nueva subjetividad entramada con las demandas de la economía global de mercado, ocuparían un lugar central y privilegiado los grandes medios de comunicación. Pensar el neoliberalismo es interrogar por ese maridaje extraordinario entre mercancía e imagen, entre mercado y lenguaje mediático; es tratar de comprender el fenomenal proceso de culturalización de la política y de estetización de todas las esferas de la vida. Una de las derivaciones de este proceso ha sido la expropiación de la política, y su consiguiente vaciamiento, por el lenguaje de los medios de comunicación.

2 Lo que el filósofo francés Guy Debord, con anticipación genial –allá por los años ’60–, había denominado la “sociedad del espectáculo”, aquella que se desplazaba hacia el dominio pleno y escenográfico de la pasión consumista y de sus “paraísos artificiales”, transformando a los seres humanos en espectadores cada vez más pasivos del verdadero sujeto de la época, la mercancía, constituyó lo propio de la travesía neoliberal. Se trató de una apropiación, por parte del capitalismo, de las fantasías y los deseos al mismo tiempo que se expandía planetariamente la industria del espectáculo, y la cultura, adecuada a los lenguajes audiovisuales y a su enorme capacidad de penetración, se convertía en una mercancía clave para la producción de una nueva humanidad. Lo que había prefigurado Hollywood desde los años ’30 y ’40, mostrándose como la avanzada brillante, innovadora y compleja de la americanización del mundo, señalando la importancia decisiva de la industria del espectáculo como vanguardia en la construcción de los nuevos imaginarios sociales, terminó siendo la materia prima a partir de la que el neoliberalismo logró naturalizar sus valores y sus intereses. Es inimaginable el despliegue planetario, global, del capitalismo financiero-especulativo, su capacidad para volverse hegemónico, sin ese rol decisivo de los medios de comunicación.

Por esas paradojas de la historia, los primeros que se dieron cuenta de la monumental importancia de las nuevas tecnologías de la comunicación y su relación directa con la política fueron los regímenes fascistas. Mussolini en Italia y Hitler y Goebbels en Alemania capturaron con maestría mefistofélica (diabólica) los poderes que emergían de la radiofonía. Con el giro de los acontecimientos, y una vez derrotado el totalitarismo, las triunfantes democracias occidentales se apropiarían con igual fervor de los potenciales propagandísticos y generadores de imaginarios social-culturales, que se guardan en los medios de comunicación de masas. La política quedó atrapada en esa lógica discursiva e iconográfica al mismo tiempo que la estetización y espectacularización emanados de los recursos propios de esos lenguajes contaminaban casi todas las esferas de la vida cotidiana. La astucia genial del sistema fue proyectar en la compleja trama a la que llamamos sociedad (transformada, por los mismos medios, en “opinión pública”) la imagen de que la corporación mediática era portadora de independencia, autonomía y capacidad crítica al mismo tiempo que garantizaba la libertad de expresión. Lo que se logró fue invisibilizar los lazos esenciales que vinculaban y vinculan a estas empresas con los intereses económicos dominantes. El neoliberalismo, como ideología del capitalismo tardío, comprendió que no era posible garantizar una profunda transformación económica si, al mismo tiempo, no se cambiaba la manera de mirar el mundo y de comprender la realidad. De lo que se trató es de la intensiva producción de un nuevo sentido común.

Más allá de la sobrevaloración, siempre discutible, que se pueda hacer del papel de las corporaciones mediáticas como definidoras de la opinión pública y como constructoras decisivas del sentido común, lo cierto es que ocupan un lugar destacadísimo en la estrategia de dominación del neoliberalismo. Son un factor sin el cual le sería muy difícil, a esa ideología, transformar sus intereses particulares en intereses del conjunto de la sociedad, mutando prácticas egoístas y exclusivamente ligadas al lucro y la rentabilidad en valores naturalizados en el interior de las conciencias. La proliferación de los lenguajes audiovisuales, su profundo arraigo en la intimidad de la vida cotidiana exigen, de la misma sociedad, una indispensable herramienta que le permita legislar adecuadamente impidiendo que la tendencia a la concentración y a la monopolización hagan del espectro comunicacional una incansable repetición del sentido común neoliberal. Entre la ideología y el mito, los lenguajes emanados de la corporación mediática apuntalaron el despliegue de nuevas formas de la subjetividad adheridas al reino de valores de un capitalismo que se leyó a sí mismo como la estación final y consumada de la historia.

De ahí, entonces, la crucial importancia que adquiere, en términos de una ampliación de la circulación democrática de la comunicación y la información, el debate que se está llevando a cabo en el Congreso de la Nación en torno del proyecto de una nueva ley de servicios audiovisuales. Lo medular de la disputa político-cultural se juega en estas discusiones, no porque una ley vaya a garantizar una espontánea transformación de los valores reinantes sino porque, al menos, logrará impedir que sigan proliferando los monopolios y abrirá el juego para que otros actores entren en la conversación. De eso se trata, entre otras cosas, la democracia. Dicho de otro modo: en una sociedad atravesada de lado a lado por los lenguajes de la comunicación y la información resulta inimaginable que ese campo abrumador y decisivo permanezca al margen de las grandes disputas político-culturales. En el interior de ese mundo en el mundo se despliegan imágenes, ideas, proyectos, lenguajes, formas de la sensibilidad, mitos que se entraman capilarmente en la cotidianidad de nuestras vidas. Leerlos desde la inocencia o creyendo que en su interior se privilegian centralmente los modos de la diversidad y la pluralidad constituye, a estas alturas de la travesía argentina y mundial, un desplazamiento del eje de la discusión hacia la más crasa complicidad con los factores de poder que se manifiestan en los núcleos duros y concentrados de los medios masivos de comunicación. La búsqueda, tal vez ilusoria pero imprescindible, de una mayor democratización en la distribución y producción de la comunicación es un desafío de primera magnitud a la hora de imaginar un giro más participativo y plural. El poder corporativo lo sabe y, por eso, va con todas sus armas contra un proyecto de servicios audiovisuales que viene a amenazar su hegemonía.

* Doctor en Filosofía, profesor de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).

Fuente: Página 12. Sección: Opinión. Nota de hoy, martes 8 de septiembre de 2009.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-131394.html


Además les recomiendo que entren a este sitio, donde está toda la información sobre el proyecto de Ley y más cosas: http://www.argentina.ar/hablemostodos/